¡Ta Lindo! ser nuevamente niño

La canción infantil es para quienes ya somos más adultos, pero no por eso más serios, un recordatorio thpermanente de otros tiempos, mejores, más inocentes, donde todo tenía una solución que venía de nuestros mayores porque lo único que debía importarnos era ser felices.

Ir a un espectáculo musical infantil es reencontrarse con ese niño que nunca debemos perder y – como me sucede últimamente – son una muestra de que el llamado teatro para niño es para adultos, porque lo apreciamos más y nos podemos permitir un momento para olvidar las preocupaciones y dejarnos llevar por la imaginación.

DSCF1817CopiarRecuerdo que mi colega periodista y cantante Verónica Faría siempre ha sido una propulsora del rescate de las canciones infantiles de Venezuela, sin olvidar a otros autores de temas para “esos locos bajitos” como los llama Joan Manuel Serrat, como Maria Elena Walsh y de hecho, ella y sus hermanas, que forman el Trío Ninas están presentando un espectáculo con canciones de esta gran creadora de temas infantiles.IMG_3081 (Copiar)

Pero no solo ellas, las hermanas Faría, están rescatando ese legado musical, sino que en Rosario de Santa Fe,  Argentina está la agrupación TALINDO!, que tiene como objetivo “la recuperación de la canción infantil. Su valor estético, su sentido lúdico”.

Afortunadamente, ellos aseguran que buscan “nadie se prive de esta satisfacción” y los “adultos están especialmente considerados dentro de nuestra propuesta”.

Ver en escena a Alejandra Zambrini, Juan Carlos Vitanttonio (CABURO) y a Rodrigo Abecasis es recordar lo inocente de IMG_3079 (Copiar)la niñez, es reírse con elementos y palabras sencillas y es divertirse con la música que no pasa de moda y de eso algo sé, porque los venezolanos somos arrullados desde niños con las notas musicales de nuestro himno nacional, con letra de “arrorro mi niño, que tengo que hacer”.

TALINDO! se presentó en el teatro El Pasillo y si bien el público era muy poco, por ser una tarde donde el fútbol parecía más importante que la música infantil, los niños, que no entienden de silencios, irrumpieron con preguntas y comentarios que solo quienes trabajan con los pequeños pueden tener la agilidad mental para improvisar y adaptarse a estos espontáneIMG_3139 (Copiar)os, mientras los padres coreaban las canciones de Maria Elena Walsh, Elsa Borneman, Los Arroyeños y muchos más.

Al final, muchos de los niños fueron vencidos por Morfeo y se durmieron, mientras los padres seguían aplaudiendo a los tres artistas en escena que entonaban al “Mono Liso”, “En el fondo del mar”, “El Monstruo del Placard”, o momentos en que “queremos Minos” o sentimos “orgullo de la maratón”, sin olvidar a la “reina de la Batata” o la “cumbia de la Ciega”, porque “vuelan que vuelan” junto a la “Calesita”.

“Manu y Lita” nos recuerdan que ser adultos no debe estar alejado de nuestro niño interior y nada mejor para recordárnoslo que una canción, porque las melodías musicales aquietan el alma más atormentada y a la fiera más violenta, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

 PD: Les dejo a Ta Lindo interpretando la “Reina Batata”

Comparte esta publicación

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *