Cartas de amor, de dolor, de ilusión pero siempre en bicicleta

Hoy te escribo esta carta

porque siempre te quejabas

de que nunca te enviaba

cartas de amor

Decias que era frio,

que era a todo indiferente,

y buscaste un continente

para entregar tu calor

Cartas de amor – Mikel Erentxun

“Mario vive en un pueblo de pescadores insulares en Italia, pero como sufre de mareos no puede dedicarse a la pesca, por lo que consigue un trabajo como cartero, repartiendo el correo en una bicicleta a sólo un único cliente, el famoso poeta chileno Pablo Neruda, cuyo exceso de correspondencia saturaba el normal trabajo de los demás carteros. Después de un rato, los dos se convierten en buenos amigos. Neruda ha sido exiliado a París con amor a causa de sus ideas comunistas.

Mientras tanto, Mario conoce a una joven y bella dama, Beatriz Russo, en la única taberna del pueblo. Con la ayuda de Neruda, el cartero gracias a la poesía inicia un proceso de superación personal, logrando ser capaz de comunicar mejor su amor a través del uso de las metáforas (a pesar que inicialmente hace plagios descarados de la poesía del propio Neruda). Los dos se casan más adelante”.

Este es el argumento de Il Postino, basado en Ardiente Paciencia – novela corta del escritor chileno Antonio Skármeta – y que tiene en el cartero el personaje principal.

La tradición de escribir a mano y enviar cartas se ha ido perdiendo, ahora todo es mensajes de texto, chat, email, pero no hay nada más romántico que escribir una carta manuscrita y enviarla por correo para que sea el cartero el que la entregue en persona a ese ser especial, que amamos, aunque no la conozcamos.

El amor es un sentimiento universal y quienes no lo sienten pueden regodearse leyendo las cartas que algunos enamorados se envían, o que se leen en público como en el concurso de Cartas de amor de Montblanc.

Eso de no conocerse y amarse en la distancia, solo a través de las cartas que se envían, le sucede a Cacho y Solapa, quienes usan los servicios postales para demostrarse su amor.

Pero como siempre sucede, el cartero encargado de llevar la correspondencia, que parece que no tiene más oficio, les hará una serie de jugadas para poner a prueba este amor.

Estos enredos amorosos son la trama de “Cartas en Bicicleta”, una obra infantil y para toda la familia que protagonizan Paula Recchiuto, Cecilia Oviedo Torrez y Fernanda Domínguez, que con la producción del grupo Clap Clap se presentó en el teatro El Pasillo y dentro de la programación del Ciclo de teatro Infantil y Juvenil en las vacaciones invierno 2015.

Las actrices asumen el reto de interpretar los papeles masculinos y hacer creíble esta historia, donde los espectadores pasan un rato simpático, con las ocurrencias de Cacho y Solapa, que son muy tímidos y encuentran en la correspondencia a mano una manera de expresar sus sentimientos.

En la parte escenográfica, el buzón de cartas juega un papel destacad porque cada vez que se deposita una carta, el buzón comienza a emitir sonidos y luces para avisarle al cartero que debe ir a recoger, una idea que no estaría mal poner en práctica en nuestra ciudades, aunque no sé si sería un silencio absoluto.

Jugando con el tono de farsa en las actuaciones, la obra genera muchas risas y se nota la buena condición atlética de las actrices para hacer flexiones y contorciones.

El intercambio de cartas, la seducción al escribir, las mariposas que nos produce en el estómago el esperar una carta, el timbre del cartero que nos trae la correspondencia, el no saber cómo es el otro pero irlo conociendo a través de las letras, todo eso es parte de lo que Queen titula esa “cosita loca llamada amor” o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Comments

  1. By Isabel Zelaya

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *