El Teatro de Evaristo busca nuevos actos

Borboleta sueña con ser una estrella y cuando se enteró que había una audición para las nuevas atracciones en el circo de Evaristo, no lo pensó dos veces, se arregló – lo mejor que pudo – metió sus utensilios de trabajo en un saco y salió con la esperanza de ser contratada.

El primer problema que debió enfrentar Borboleta al llegar al circo es que Evaristo no estaba, menos mal que contaba con la ayuda de los niños de la sala y entre todos lo llamaron a gritos y finalmente apareció el dueño, venía de dormir su siesta, porque si en algo es puntual este señor, de edad incierta pero si adulta mayor, es en descansar y dormir cuando puede, que es casi siempre.

Don Evaristo, dueño del teatro itinerante, no está muy convencido de las dotes artísticas de Borboleta y por eso le hace algunas pruebas para determinar si sabe o no manejarse en este mundo complejo.

Luego de ensayar algunas presentaciones, la aspirante deberá hacerse cargo de mostrar a los niños un acto de títeres que presentarán un acto de terror donde una pareja de enamorados debe enfrentarse a unos fantasmas y al mismísimo diablo. Pero con la ayuda de los niños, que nunca se callan nada, todo se resolverá para bien.

Al final, tanto Boroboleta como los títeres son contratados en el circo itinerante y Don Evaristo logra tener de esta manera nuevos actos para presentarlos a los más pequeños que asistieron a la Sala Martín Raúl Galán a una nueva función del ciclo de Teatro Infantil y Juvenil en las vacaciones Invierno 2015.

Con la autoría, actuación y dirección de Gabriel Aschiereo, junto a Andrea Nuño, El Retablo de los Andariegos presentó “El pequeño teatro de Evaristo”, un espectáculo de títeres que forma parte de un proyecto familiar que viene desde Tilcara.

Entre las ocurrencias de Borbotela y la simpatía que despiertan los títeres, el público se divierte y pasa un rato agradable, con una obra que anda siempre en gira buscando llegar a lugares donde haya público – principalmente infantil – interesado en el arte escénico que espera divertirse y pasarla bien, no solo en teatros formales o con circuitos teatrales. Esto no solo es un trabajo importante sino vital, porque en la medida en que los niños vean teatro en esa misma medida serán adultos más educados y responsables, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *