Cuando las historias llegan a nosotros

Caso Pedro Anacleto Colque

Cuando daba clases en la universidad – sí, esta historia la he contado antes, pero igual lo diré – le decía a mis alumnos que debían pararse en una esquina y al ver la vida pasar, seguramente alguna historia de interés periodístico  o – por qué no –  de vivencia personal aflorarían si sabíamos estar en el lugar indicado a la hora indicada.

IMG_4831 (Copiar)

Esto lo traigo a colación porque caminando por las calles de San Salvador de Jujuy, específicamente cruzando la esquina de San Martín sobre calle Necochea, algo llamó mi atención. Allí, con el rabillo del ojo divisé una placa, no sé si ya estaba ahí antes, pero lo cierto es que en ese momento algo sonó en mi cerebro y por un momento dudé: sigo mi camino o regreso sobre mis pasos y veo qué es esa placa. De más está decir que hice caso a la segunda opción, sino no estaría escribiendo esto.

La placa era de bronce, y en ella se leía la siguientes inscripción:   Pedro Anacleto Colque “Anibal” Nació 26-07-1937 Noche Homicida 30-08-2013

De momento no supe a qué se refería lo de noche homicida, pero me quedó la inquietud, así que consulté al que todo lo sabe: Google y la respuesta llegó en forma de crónica policial.  

Lo primero que supe es que el día 30 agosto – fecha que menciona la placa, un hombre sin vida fue encontrado en unos cañaverales, mientras que se reportaba el robo en una joyería en pleno centro de San Salvador de Jujuy. A continuación y por las pesquisas policiales se determinó que ambos casos estaban relacionados, ya que el fallecido era el dueño del local asaltado.

IMG_20160611_092835 (Copiar)De esta joyería habían desaparecido joyas y dinero, sin monto oficial de lo robado, aunque las especulaciones indicaban que era un botín millonario lo que había desaparecido del local.

El cuerpo – que había sido hallado en los cañaverales de Palo Blanco – fue identificado como el de  Pedro Anacleto Colque, de 63 años de edad, dueño de la Joyería Colque.

La policía informó – como lo reseñaron los medios en su momento – que “el  robo en la joyería ubicada en calle Necochea, entre Independencia y San Martín, habría ocurrido entre la noche del jueves y la madrugada del viernes. Se piensa que fue horas antes de la muerte de Colque, lo cual pudo ser advertido por el hijo del dueño cuando en la mañana de ayer se disponía  abrir el local”.

Por este caso, fueron acusados en su momento el exconcejal Gustavo “Chochi” Agüero, su abogado Daniel Arroyo, Pedro Ríos, Carlos Haedo y otro sujeto de apellido Villanueva, por ser los “supuestos autores responsables del delito de “homicidio criminis causa y robo en poblado y en banda en concurso real””.

Luego de algún tiempo – tres años – el Tribunal en los Criminal N° 1 condenó a Agüero y a  Arroyo a la pena de 23 años de prisión, mientras que Haedo fue sentenciado a 18 años; Pedro Ríos a 25 años y Pedro Villanueva, 3 años de prisión; los últimos dos también acusados por “portación ilegal de armas de guerra”.

Los sentenciados llegaron a juicio acusados de ser los supuestos autores del delito por el “homicidio criminis causa y robo en poblado y en banda en concurso real” en coautoría y fueron condenados por “homicidio en ocasión de robo”.

Ver y detenerme ante la placa de bronce en la esquina San Martín con Necochea y relatar lo que representa trajo a mi memoria la frase del escritor británico Gilbert Keith Chesterton  (1874-1936), quien indicó que el “periodismo consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo”.

Tal vez muchos conocían en Jujuy a Pedro Anacleto Colque, otros quizás no, pero ahora se sabe que ahí existe un recordatorio de quien en vida fuera un ser humano que fue arrebatado de la vida por simple lucro y eso – como dice Leon Giecco – “está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia” y es que las historias muchas veces nos las encontramos caminando en la calle y necesitan ser recontadas, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Comments

  1. By Zu Méndez

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *