En el límite meridional de la Zona intertropical hay más que rocas

Ahí estaba yo, disfrutando de las vacaciones de invierno en un viaje al norte de Jujuy y como dicen Ana Belén y Víctor Manuel “Ahí y ahí está, y ahí está. Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo”, solo que en este caso no era la Puerta de Alcalá, sino el trópico de Capricornio.

IMG_7701 (Copiar)Y ¿Cuál es la alboroto con esto? se preguntarán algunos… La verdad es que me llamó la atención ver detrás de las ventas de artesanía el monolito que indica que allí en ese preciso punto geográfico está “el paralelo situado actualmente (2014) a una latitud de 23º 26′ 15” 1 al sur del Ecuador (en el año 1917 estuvo en 23° 27′). Esta línea imaginaria delimita los puntos más meridionales en los que el Sol puede ocupar el cenit (la vertical del lugar) a mediodía.

En el trópico de Capricornio, por lo tanto, los rayos solares caen verticalmente sobre el suelo en el instante en que ocurre el solsticio de diciembre, lo que acontece entre el 21 y el 22 de diciembre, fecha y hora dadas en tablas astronómicas en horario de tiempo universal coordinado (UTC). Se ubica al sur de Ecuador. El Trópico de Capricornio señala el límite meridional de la llamada Zona intertropical, comprendida entre los trópicos de Capricornio y Cáncer. Se le denomina «de Capricornio» porque en la Antigüedad, cuando se producía el solsticio de verano en el hemisferio sur, el Sol estaba en la constelación de Capricornio. En la actualidad está en la constelación de Sagitario, pero el nombre trópico de Capricornio continúa siendo el aceptado por tradición”, según la explicación del señor Google, que – insisto siempre – todo lo sabe.

Para ser exacto y geográficos, hay que indicar que a unos 100 kilómetros de San Salvador de Jujuy, por la ruta nacional 9,  a 15 km al norte de la localidad de Tilcara y exactamente a 2 km hacia el sur del pueblo de Huacalera, está este monolito que señala la línea imaginaria que atraviesa tres continentes a lo largo de su vuelta alrededor del planeta.

Hay que tener cuidado si uno quiere ver este monumento, que es más que rocas y terreno,  porque – como me pasó a mí – en épocas de vacaciones los vendedores se colocan a la orilla de la carretera y si uno no está pendiente puede pasar de largo sin admirar este hito. A menos que uno se detenga a comprar o ver las artesanías, como hice yo, y ahí se dé cuenta de dónde está.

Y ¿Por qué se llama Trópico de Capricornio?

Es bueno aclarar que el nombre de Trópico de Capricornio no tiene referencia con la obra de Henry Miller y que se denomina así al meridiano porque  “la fecha astrológica del mes/signo astrológico del año astrológico que coincide con el solsticio de verano en el hemisferio norte es el 1º del mes/signo de Capricornio (10º mes del año astrológico), y en el calendario romano eclesiástico (gregoriano) el día correspondiente es el 22 de diciembre. Dado que los astrólogos datan los días del calendario astrológico en formato gregoriano de ahí que el inicio del signo/mes de Capricornio se date como 22 de diciembre, y al trópico se le llame «de Capricornio». Sin embargo el solsticio es un fenómeno astronómico y tiene su nombre astronómico, y así también el trópico. De hecho en ese mismo solsticio el Sol aparece visualmente al comienzo de la constelación de Sagitario en sentido anual (de año en año) y al final en el sentido de la precesión (1 grado cada 71 años) y así podemos identificarlo con un nombre astronómico: «Solsticio de Sagitario», e igualmente al trópico como «Trópico de Sagitario». También, al estar el solsticio íntimamente ligado a la precesión faltan algunos cientos de años para que el día del solsticio de diciembre el Sol aparezca ya en la constelación zodiacal (no signo astrológico) anterior a Sagitario, que es Ofiuco, y sea el solsticio y trópico «de Ofiuco». E igualmente con el otro solsticio y el trópico de Cáncer”.

En este monolito también está el reloj solar que cada 21 de diciembre – día del solsticio de verano – los rayos solares – justo al mediodía – proyectan sobre la pared del monolito una sombra perpendicular.

Por el contrario, cada 21 de Junio, a la misma hora, la sombra toma el ángulo de mayor longitud. En el primer caso se lo denomina solsticio de verano, palabra que remite al latín cuya transliteración significa “sol quieto”. En este momento el Sol aparenta estar quieto. Ello debido a su lejanía respecto a la tierra. En el solsticio de invierno representa el día más corto del año, pues el sol cubre rápidamente su recorrido alrededor de la Tierra.

Con el reloj de sol detrás

Cada 21 de Junio, según diungo.com,  se celebra ancestralmente el Inti Raymi en la Quebrada de Humahuaca. Esta misma festividad se celebra en los diferentes poblados que formaron parte en algún momento del imperio Inca. El Inti Raymi es una festividad en la cual la gente local se congrega alrededor del monolito del Trópico de Capricornio en Huacalera, para velar toda la noche acompañados de diferentes representaciones musicales la salida del sol y el comienzo del año nuevo solar. Una vez salido, comenzará el calendario agrícola que los pondrá nuevamente en acción con sus rutinarias tareas de siembra y recolección.

Aunque estamos en invierno, el sol estaba fuerte pero afortunadamente había un viento fresco que hizo posible admirar los rayos solares sobre el reloj y contemplar este monumento.

Estar parado ahí sabiendo que desde este Trópico, la línea imaginaria atraviesa y une los océanos Pacífico, Atlántico e Indico, además de Brasil, Paraguay, Argentina, Chile, Polinesia Francesa (Francia) – justo al sur de Tubuai Tonga – justo al norte de los Arrecifes Minerva Islas del Mar del Coral (Australia) – justo al sur del arrecife Cato, Australia, Madagascar, Mozambique, Sudáfrica, Botsuana y Namibia es entender que estamos conectados, no sé si con un hilo rojo, como menciona la leyenda japonesa, pero sí por la imaginación que es más fuerte que cualquier lazo físico y eso debería ayudarnos a entender que tenemos que estar unidos como especie que habita una sola casa y esa suficiente razón para  proteger el globo azul que llamamos Tierra, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *