Miradas sobre “El Familiar”

Para evitar que sus vinos desaparecieran Don Melchor de Concha y Toro difundió el rumor que en su bodega habitaba el Diablo

Dicen que, como el fuego, rápidamente el rumor se propagó. ”Yo lo he visto”, muchos afirmaban Y fue tanto lo que la voz se corrió que en poco tiempo en todos se instaló el temor.

Nunca nadie pudo confirmar el rumor acerca del guardián de sus bodegas y su existencia…

Hoy, La Leyenda de Casillero del Diablo sigue viva.

En Argentina, durante el siglo XIX y durante la primera década del siglo XX, se comenta que “el ingenio Santa Ana era un monstruo de vidrio y acero en medio de la selva. Producía 8.000 toneladas de azúcar y dos millones de litros de alcohol al año. Contaba, entre otras cosas, con luz eléctrica, 50 kilómetros de vía férrea, una central de teléfonos y 10 escuelas primarias para el personal”.

Como se imaginarán “no era fácil mantenerlo todo controlado. Unos 2.000 peones con machetes debían obedecer a 30 o 40 capataces armados y con sus respectivos perros. Pareciera que fue entonces cuando nació la leyenda del Familiar”, cuenta Josefina Artaza, descendiente de un empleado de la desaparecida fábrica azucarera”.

“El Familiar se presenta en Santa Ana como un perro negro, muchas veces sin cabeza. Un animal grande que arrastra largas cadenas y que duerme en lugares oscuros: sótanos, calderas, siempre cerca del patrón. Tiene ojos rojizos visibles en la oscuridad”, explicó don Olegario Molina, de 93 años, que afirmar haberse topado con la bestia cuando tenía 22 años.

“La leyenda del Familiar abarca Jujuy, Salta, Tucumán y Santiago del Estero. La construcción se origina en la realidad social de la industria azucarera del NOA de principios y mediados del siglo XIX. Asimismo, por vía del mito se cuentan hechos siniestros en forma distorsionada y puntualmente con un objetivo: mantener la opresión y la resignación ante la injusticia”, explicó la psicoanalista Alicia Jalil, médica psiquiatra oriunda del sur tucumano”.

Estos datos aparecidos en lagaceta.com.ar apoyan lo que en oni.escuelas.edu.ar menciona “don Omar Olivera (amigo de Ramón Ibáñez), maquinista del Ingenio La Esperanza desde hace 30 años, la historia de Familiar es cierta. Aparece como un vivaron, como un perro grande y negro, y con hombre “gringo”  todo de negro con capa y sombrero a caballo. “Todo los años se lleva a uno de nosotros .Los puede matar de muchas formas, la mayoría  mueren desangrados. Mi hermano murió cayendo a un tacho de maleza caliente, era electricista. Los obreros se protegen llevando crucifijos, alcohol, coca o puñal de plata con esos elementos se lo espanta.

En ese mismo sitio web se hace referencia a Antonio Paleari, quien habría escrito que  “existe un parentesco  mito temático entre el Familiar y La Salamanca, agregándose al primero connotaciones sociales, políticas e ideológicas. Solo aceptando la victoria de Satanás sobre los humildes podría explicarse tan injusta distribución de los bienes terrenales. Tanto es así que el auge de la leyenda  corre paralela con el agravio social que cometían los ingenios con su personal. Cuando más inhumano era el trato, tanto más se extendía el terror por el Familiar.

Crecimiento de la fortuna gracias a “El Familiar”

Todos los relatos referidos a “El Familiar” – que pueden asociarse a la imagen del diablo, satanás – coinciden en que el mayor poder que otorga a su “socio” humano es el crecimiento formidable de su fortuna personal, a cambio del alma y cuerpo de otras personas.

Pero el diablo que más sabe por viejo que por diablo solo hace pactos “con empresarios o grandes comerciantes y nunca con trabajadores de la industria o el campo, que son la mayoría en la zona”, al fin y al cabo, al ser muchos más los campesinos de ahí vendrá su alimento.

Esta peculiaridad o “viveza” de “El Familiar” ha servido para que en Ledesma  – Jujuy – este demonio se le asocie con las desapariciones de las últimas dictaduras militares, ocultando las verdaderas razones de estos hechos que generalmente ocurrían a líderes oreros, sindicalistas, defensores de los derechos humanos y que hoy en día, en pleno siglo XXI algunos aún creen que realmente era “El Familiar” el que se llevaba a estas personas y no que eran producto de los intereses de quienes apoyaban la dictadura.

El familiar en el arte jujeño

Quienes viven y se dedican a las artes en Jujuy no han dejado de lado el tema de “El Familiar” por todo lo que implica en su historia más antigua y más reciente.

Por ejemplo, en la escuela provincial de teatro “Tito Guerra” el grupo  “Senda” ofreció una charla sobre el proceso creativo de su obra “El Familiar…Ledesma”, una producción que se estrenó en el 2001 y se repuso en el 2014 que representó a la provincia de Jujuy en la Fiesta Nacional del Teatro en Mar del Plata.

En este montaje en la Tito Guerra se presentaron algunos cuadros del espectáculo e intervinieron Viky Mamaní – dramaturga de la pieza – y Nadia Ruge, integrante del grupo “Senda”, demostrando que la denuncia contra las desapariciones y torturas que se vivieron en el ingenio Ledesma a causa – aparentemente – de “El familiar” pueden ser tópicos manejado con poesía, sin violencia física, con imágenes que llaman a la reflexión y que son un golpe visual.

Durante el desmontaje de la obra, algo necesario para quienes estudian teatro, la dramaturga y directora  comentó que esta obra reúne distintos lenguajes que van desde el plástico, el teatral, el musical, el corporal, junto al cuidado en el vestuario y el tratamiento de la voz. Además relató aspectos relacionados con el impacto que creó su presnetación en los espectadores que se identificaron con los sucesos de Ledesma y la noche del apagón.

Como parte de la poesía de este espectáculo, la versión que presentaron en el Tito Guerra finalizó con el poema A una paloma – de Idea Vilariño y Daniel Viglietti – que también integró la segunda versión de la obra. (Dejo un extracto del poema)

Palomita blanca,

vidalitá,

de ojito rosado,

antes te cantaba,

vidalitá,

como enamorado.

Crecé tus alitas,

vidalitá,

crecé el corazón,

crecé, palomita,

vidalitá,

y volvete halcón.

Al ser una presentación de fragmentos del montaje es difícil hacer un análisis en profundidad de la obra, sin embargo, se observa en lo visto que la danza, la palabra y la poesía son más que instrumentos para entretener. Buscan generar una reacción en el público, desde lo visual y lo auditivo, para que aquellos que desaparecieron nunca sean olvidados y aquellos que ayudaron a la dictadura nunca sean perdonados, aunque la justicia del hombre no cumpla el papel que tiene encomendado, que es hacer justicia por el indefenso.

El Familiar” del Colegio Secundario de Arte N° 42

En el Cine Teatro Select, los alumnos de 4° Año 1° división del Colegio Secundario de Arte N° 42 también presentaron su versión de esta leyenda, en este caso con una creación colectiva.

Este montaje fue seleccionado para representar a Jujuy en el 8° Festival Internacional de Teatro Adolescente “Vamos que Venimos”.

Con producción general del propio colegio, los alumnos Flavia Victoria Amador, Manuel Azua, Azul Bulacio Martínez; Romina Elizabeth Camacho; Jonathan Nicolás Fernández; Tatiana Agustina Gutiérrez; Cristian Eduardo Jaljal; Milagros Ayelen Ledesma; Natalia Maidana; Juan José Mamaní  Silos; Milagro Georgina Araceli Mamaní; Gabriela Celeste Márquez; Karina Angélica Mondague; Noemí Ruth Párraga; Wara Candela Pintos Bertolone; Sergio Armando Porco; Daniel Franco Rodríguez y Elián Tolaba asumieron los roles de campesinos, dirigentes obreros, mujeres de la comunidad, entre otros  para contarnos, en tono de comedia- drama  el mito de “El Familiar”.

El montaje tuvo la dirección de Gustavo Ramírez, Saturnino Peñalva; Mauricio Cardozo; Juan Carlos Fabio Sanchez y Juan Martínez, y aunque la intención de contar la leyenda es importante como elemento para el conocimiento de las tradiciones regionales, les faltó en la dramaturgia mayor profundidad sobre el origen del mito, más si van a representar a la Provincia en un festival internacional y muchos desconocen en otra latitudes la relación directa de El Familiar con el Ingenio Ledesma y la desaparición de las personas durante la dictadura.

Igualmente, otra área de perfeccionamiento está en las voces de los actores o estudiantes del colegio secundario porque no siempre se entiende lo que dicen, falta proyección. En la última parte cuando se mencionan las cifras de desaparecidos, la actriz pareció olvidar la letra y justo ahí es cuando se requiere mayor concentración, convicción y seguridad.

Un elemento que distrae y que no aporta mayores datos a la pieza es el referido a la aparición de las bailarinas o copleras. Lamentablemente, no ayudan a crear el clima, y tantas veces llega a molestar porque no aclara bien el objetivo de sus apariciones.

Si bien el trabajo en general es interesante porque muestra el interés del grupo en trabajar algo local,  hay que pulir el montaje, más ensayo,  ajustar tiempos, intenciones  y dramaturgia, para lograr un producto más acabado que nos pueda representar bien a los jujeños en el ámbito nacional e internacional

´Waqargachay´ un familiar sonriente

“Una mujer mayor, cubierta de trapos andrajosos y medio bizca se encuentra frente al pozo donde enterraron a Carlos y a su perro Chasca. De sus harapos saca hojas de coca, una cruz de madera  tapada en trapos negros y junto a la saliva de un perro rabioso, tira todo en la fosa, mientras invoca al dios maligno Wakon, utilizando palabras quechuas”.

Esa mujer recita el siguiente texto: “Que el desgraciado que ha tomado la vida de inocentes vuela a esta tierra maldita, que su rostro simbolice su oscuro corazón, que no pueda pronunciar palabra alguna y que por más sufrimiento que pase, siempre esté dibujada en él una sonrisa, que su alma esté contigo Wakon”. A continuación, con “la ayuda de un cuchillo cortó su mano y dejó caer sangre sobre el cuerpo y luego escupió tres veces. Así fue traído a  la vida esta atroz criatura con fuerza sobrehumana, la compañía de su perro Chasca y su machete con una devastadora hoja”.

Esta descripción es la sinopsis que hace Bruno Ezequiel Berón para la creación de su personaje Waqar, el diablo sonriente, basado en la leyenda del familiar y que creó para el concurso Legión de héroes jujeños, un certamen organizado por el grupo “Leer – Letras en Red” para estimular la creatividad de autores jujeños e impulsar la conformación de una lista de héroes provinciales.

En este caso, se toma la figura de “El Familiar” para regresar a un hombre malo a la vida y que se dedique a hacer el bien, enfrentándose a la maldad del hombre y de cualquier demonio, siempre atendiendo el llamado de la anciana y cumpliendo las ordenes de ellas, no importa lo que sean.

Ya sea en el teatro, en el comic o en el mundo de la fantasía, las leyendas y mitos son parte de nuestra cultura, conocerlas y saber si existe algo de verdad en ellos o son solamente producto de la imaginación es una tarea que nos servirá para no dejarnos engañar por algunos interesados en ocultar la realidad, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *