Celos del gato negro

(Leyenda mexicana)

Hace ya algún tiempo, en un pueblito vivía una chica, ella vivía sola, bueno, acompañada de muchos gatos a los que cuidaba y quería mucho. Sí se encontraba un gatito en la calle lo llevaba con ella y le daba techo y comida. Ella adoraba a todos sus gatos.

Un día en la noche, se escuchó un ruido muy raro, que hizo que la muchacha se despertara. Cuando se levantó para ver qué había pasado, alcanzó a ver en la ventana a un gato negro que maullaba muy fuerte, ella sin pensarlo le abrió la puerta de su casa y lo alimentó. El gato negro ya no se fue, siguió en la casa con los demás gatos y la chica.

gatos-183

El gato negro era muy cariñoso con ella, a donde ella caminaba siempre andaba atrás de ella, no se le separaba ni un momento.

Extrañamente los demás gatos se fueron yendo de la casa poco a poco, la muchacha se puso muy triste al ver que loa gatos se iban pero no entendía por qué. Entre todos estos gatos había una gatita muy especial para ella, ella la cuidó desde que estaba muy pequeñita, y empezó a tomarle más atención para evitar que también se fuera.

gatos-235

Con el tiempo sólo quedaron la gatita y el gato negro, pero él era muy celoso, cada vez que la gatita se le acercaba a la chica El gato se enojaba hasta que un día cuando le estaba dando de comer a la gatita el gato negro se acercó  pero ella miró como se erizaban los pelos y empezó a gruñir muy feo, ella se espantó y quiso levantar a la gatita pero el GATO saltó sobre ella y comenzaron a pelearse, ella buscó algo para separarlos hasta que encontró una escoba pero cuando regresó la gatita ya estaba muerta, el gato negro ya la había matado y estaba junto a ella lamiéndose las garras.

La chica le dio miedo y echó al gato a la calle, él le lloraba en la ventana pero ella no le abrió. Una tarde cuando regresó encontró al gato negro dentro de su casa, y cuando intentó echarlo de nuevo el gato se le lanzó al cuello y con su cola larga se la enredó en el cuello hasta que la dejó sin respirar.

gatos-237

Nadie se hubiera dado cuenta de la muerte de la chica, de no ser que los gatos que se habían ido regresaron en cuanto el gato negro se fue y comenzaron a maullar tan fuerte hasta que los vecinos fueron a ver y encontraron el cuerpo de la pobre muchacha.

Texto: leyendascortas.mx
Fotos: Francisco Lizarazo
@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *