Dictaduras fílmicas

Tiempos de saqueo con justificaciones electoreras, más mentiras se observan por la televisión, las redes sociales en su papel de combatientes de la impunidad desde la comodidad en casa, el cochinero publicitario, instituciones corrompidas como árbitros e imposiciones absurdas para esa inexistente democracia que tanto profesa la clase política.

Al final, es necesario ejercer el voto con esperanzas de “un cambio”, solamente eso se puede hacer, aunque existe lo que tal vez es el elemento más poderoso que tiene la ciudadanía y eso se llama conciencia. En el terreno de las ideas en acción se encuentra la verdadera revolución, un mejor país, una tierra más saludable o un futuro que no nos avergüence.

La batalla contra las dictaduras actuales, es nuevamente labor de los pueblos unificados por crear comunidades igualitarias, ocupadas en compartir y educadas en el hacer, es por este motivo que les compartimos estas cinco películas.

  1. La Dictadura Perfecta (México, 2014)

Cuarto filme en la sátira política nacional a cargo del cineasta, guionista, escritor y productor mexicano Luis Estrada, con la brillante actuación de Damián Alcázar, es un reflejo más de la suciedad gubernamental-mediática que tiene hundido a nuestro país.

La trama describe el control de los medios de comunicación al imponer presidentes, denuncia las redes de corrupción, asesinatos de quienes se atreven a revelar la verdad, las alianzas con el narcotráfico y demás acontecimientos, que son el “prian” de cada día para los mexicanos. Por cierto, este rollo fue elegido por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para representar a México en la entrega XXIX de los Premios Goya 2015 en la categoría de “Mejor película iberoamericana”.

  1. The Last King of Scotland (Reino Unido / Estados Unidos, 2006)

Galardonado con un Premio Oscar, un Globo de Oro y tres BAFTA, esta cinta refiere al dictador militar Idi Amin Dada, quién fuera el tercer presidente de Uganda, después de un golpe de Estado en enero de 1971 y que mantuviera un régimen de terror para este país africano de 1971 a 1979. En su gestión dominó la represión política, persecución étnica, nepotismo, corrupción, mala gestión económica y se le atribuyen cerca de 500 mil ejecuciones.

El filme basado en la novela homónima de Giles Foden y dirigida por el cineasta británico Kevin Macdonald, relata la historia de un médico escocés ficticio (James McAvoy), quien convive con este dictador africano (Forest Whitaker).

  1. Die welle (Alemania, 2008)

El experimento de la Tercera Ola, con su lema “Fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo”, argumenta cómo la maleabilidad humana es capaz de asumir conductas fascistas, dictatoriales y elimina la democracia en cualquier nivel social.

Basada en el libro La ola (1981), del escritor estadounidense Todd Strasser, el director alemán Dennis Gansel, nos brinda una mirada sobre este experimento realizado en el Cubberley High School de Palo Alto, California, durante la primera semana de abril de 1967, con un final dramático que logró por diez semanas en cartelera obtener 2.3 millones de entradas.

  1. 1984 (Reino Unido, 1984)

La joya distópica de George Orwell llevada a la pantalla grande, en el año donde ubicó sus proyecciones literarias, llevado por el lente del cineasta Michael Radford, con las actuaciones de John Hurt como Winston Smith, Richard Burton es O’Brien y Suzanna Hamilton como Julia.

En una catarsis futurista, el mundo es dominado por el “Gran Hermano”, quien ejerce su control en la sociedad a través de la policía del pensamiento, cámaras que todo lo registran, humanos asexuales y naciones en guerra. Desde este panorama apocalíptico, el ciudadano Winston Smith defenderá lo único que le queda… sus sentimientos hacia la joven Julia.

Dentro de sus preseas, solo cuenta con “Mejor Película Británica del Año” en los Evening Standard British Film Awards, pero entre la crítica es considerada una obra de arte.

  1. The Great Dictator (Estados Unidos, 1940)

Charles Chaplin dirigió, produjo, escribió, protagonizó y musicalizó este clásico cinematográfico, es una crítica hacia el nazismo, fascismo, antisemitismo y las dictaduras en general, interpretando dos papeles: un barbero judío perseguido, y el despiadado dictador Adenoid Hynkel.

Algunas escenas memorables de este rollo son: cuando el líder de la nación ficticia de Tomania juega con un globo que representa al mundo (como una descripción sobre la ambición y el poder), también el discurso final del barbero judío, quien es confundido por Hynkel, y con las siguientes líneas Chaplin habló por primera vez en un filme:

“…en nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo. Y dé a la juventud un futuro. Y a la vejez, seguridad. Con la promesa de esas cosas, las fieras alcanzaron el poder. Pero mintieron. No han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres, sólo ellos. Pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer nosotros realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales. Para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.  Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia, donde el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad. ¡Soldados, en nombre de la democracia, debemos unirnos todos!”

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *