Cómo optimizar y acelerar Windows 8

En todas las ediciones de Microsoft Windows nos encontramos con que tarde o temprano es necesario hacer una optimización del sistema luego de que lleva cierto tiempo en uso, son muchas las cosas que hay que limpiar para optimizar Windows 8, registros, archivos basura, programas sin usar, y un sin fin de cosas más.

Lo bueno es que como usuarios viejos de Windows conocemos cada detalle del sistema operativo para que puedas optimizar Windows 8 sin problemas, y así mejorar el rendimiento de tu PC.

Guía para acelerar y optimizar Windows 8

Si necesitas mejorar el rendimiento del sistema Windows, primero debes hacer un trabajo previo de limpieza de malware, spyware y virus. Si… el 99% de los PCs Windows tienen algún tipo de basura o infección de este tipo.

Windows Defender es un excelente aliado para eliminar todo tipo de virus y spyware que encuentre dentro de tu PC. También hay otras alternativas como Bitdefender, Kaspersky, Mcafee, etc.

Así que tomate tu tiempo, y comienza a analizar las unidades que tengas en tu PC en busca de cualquier software malicioso, esto hará que tu PC quede limpio y totalmente listo para la optimización de Windows 8.

  1. Desactiva servicios en Windows 8

Un dato muy interesante que encontramos en Windows 8 es la posibilidad de conocer el impacto a nivel de rendimiento que tiene una aplicación, esto es muy útil a la hora de tratar de acelerar Windows 8 ya que nos permite saber cuáles son más importantes que otros, y si vale la pena realmente desactivar los servicios del sistema.

¿Dónde puedo ver el impacto de cada servicio en Windows para luego desactivarlos?

Sigue los pasos:

  •     Presiona “Ctrl + Shift + Esc” para abrir el “Administrador de Tareas”.
  •     Click en la opción “Inicio”.
  •     Allí verás los servicios y su impacto en el sistema, elige los que quieras desactivar.
  •     Click en “Desactivar”.
  •     Reinicia tu Windows para tomar los cambios.

Desde allí podrás activar y desacivar servicios siempre que lo necesites. Como regla general, siempre que no uses un programa se recomienda desisntalarlo para liberar el disco, así como recursos de RAM y CPU.

Luego de desactivar servicios notarás que sin dudas es una excelente forma de optimizar Windows 8 sin invertir mucho tiempo, te brinda una mejoría de rapidez notable en pocos minutos.

  1. Haz uso del modo de hibernación Fast StartUp

Otra de las grandes cosas que incorporó Windows 8 en su tiempo fue la tecnología de aceleración Fast StartUp. Ésta te permite recuperar parcialmente la velocidad original de tu equipo como el primer día de uso. Si Microsoft desarrolló esta utilidad, es sin duda una gran señal de que saben que Windows se vuelve lento con el tiempo.

Fast Startup te permite iniciar tu PC Windows más rápido que lo normal, para esto lo que hace es guardar parte de los archivos de la sesión de usuario, así como archivos de sistema y drivers en un archivo de hibernación. Cuando inicias tu PC nuevamente para usarla, lo que hará será tomar ese archivo en hibernación y activarlo nuevamente para que te despache todos tus datos personales y los ficheros principales del sistema.

En el archivo de hibernación que usa Fast Startup es llamado “hiberfil.sys” y se encuentra en la raíz del disco C:. Puede llegar a ser muy grande, dependiendo de cuanta memoria RAM poseas, allí es donde se almacenan sesiones de usuario, archivos del kernel Windows y drivers de los dispositivos que usas.

Fast Startup es un tipo de apagado híbrido que muchos llaman ‘apagado con hibernación’. Suele ser muy útil en algunos casos.

Para activar el modo Fast Startup sigue estas instrucciones:

  •     Click en Inicio, “Panel de Control”.
  •     Click en “Opciones de Energía“.
  •     Click en Configuración General.
  •     En “Opciones de Apagado” verás una que dice ‘Activar Fast StartUp‘ o ‘Activar Inicio Rápido‘.

Todo listo, reinicia tu PC Windows para tomar los cambios.

  1. Aumenta tu RAM con Readyboost en Windows 8

ReadyBoost es una funcionalidad genial que se incorpora desde Windows 7, y que nos permite a cualquier usuario expandir la memoria RAM que poseemos sin tener que instalar un stick de RAM tradicional para optimizar Windows 8 rápidamente.

Mediante el uso de memorias flash USB puedes aumentar la RAM de forma significativa, ReadyBoot lo que hace es usar un stick USB como RAM para que tu sistema vaya mucho más rápido. Así que si tienes un dispositivo USB de 4 u 8 GB prueba usar esta tecnología, te ayudará a mejorar el rendimiento de forma barata.

  1. Limpiar el registro de Windows y archivos innecesarios

Aparte de limpiar el PC de virus y spyware, otra tarea que debes hacer que es super necesaria para acelerar Windows 8 es:

  •     Limpiar el registro de Windows.
  •     Limpiar el PC de archivos inútiles.

Estas dos tareas pueden llevarse a cabo perfectamente y te aseguran una mejor velocidad de Windows casi de forma instantánea. El software más recomendado por lejos para realizar esta tarea es el famoso CCleaner, que desde hace décadas sirve como gran aliado para limpiar y optimizar Windows.

Claro está que si no te gusta este programa por previa experiencia, también puedes recurrir a otros conocidos como TuneUp Utilities, Advanced System Care u otras alternativas a ccleaner que son muy eficaces para limpiar todo el sistema de cosas inútiles y mejorar la velocidad de Windows al máximo.

  1. Instalar la versión de 64 bits de Windows 8

Las versiones de 64 bits incorporan muchísimas mejoras en lo que respecta a rendimiento y velocidad de Windows. Hoy en día casi todas las PCs y laptops ya incorporan versiones de sistemas operativos 64 bits, pero por si acaso eres una de esas personas que todavía usan 32 bits quizás este consejo te sirva.

Para poder instalar una versión 64 bits de Windows tendrás que tener si o si 4GB de RAM mínimo, aunque 8 GB es lo recomendado para un óptimo rendimiento. Las versiones de 64 bits son las adecuadas y más recomendadas para que los diferentes programas que corren en el sistema operativo que requieren de mucha memoria (por ejemplo editores de vídeo, audio, rendering 3D o de desarrollo web) puedan acceder a ella de forma rápida.

Incluso si eres un usuario normal y no usas aplicaciones tan grandes como esas, tener 64 bits vs 32 bits marcará una gran diferencia, sólo recuerda tener suficiente RAM.

Conclusión

Optimizar Windows 8 no es una tarea difícil, puedes hacerlo de manera segura siguiendo estos 10 pasos que hemos mencionado, tendrás un Windows 8 rápido y listo para ejecutar cualquier tarea sin el miedo de que vaya lenta o se tranque el ordenador.

tecnomagazine.net

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *