El Teatro recorre el NOA (II)

en

En la continuación de los espectáculos teatrales que por los 20 años de Ley Nacional del Teatro de Argentina (Nº 24.800), están recorriendo el NOA – en el marco del proyecto 20 obras del NOA en Gira – a Jujuy llegaron los representantes de Santiago de Estero.

Entre el 4 y el 6 de agosto se presentaron 4 obras para diversos públicos, ya fuera general, familiar y hasta adultos, así que analicemos que ofreció a los jujeños la comunidad teatral de Santiago del Estero

Comenzamos con Florencias, en el Teatro El Pasillo, una creación colectiva del grupo “TRICICLOWN”.

La obra – que busca jugar con las técnicas del clown – narra las aventuras de dos jóvenes que se conocen en la estación del colectivo, interpretadas por Anna Candela Moreno y Lía Virginia Simon Lipisky, cuando una de ellas está lista para partir con su valija y emprender viaje a algún lugar que le lleve fuera de la vida que lleva.

La puesta dirigida por Juan Pablo Larrea se pasea por aventuras y desventuras, por la imaginación y juego entre ellas para dejarnos un mensaje más dirigido a los padres que a los niños: deslastrarnos de todo aquello que nos pesa, moral, afectiva o socialmente para que nuestro viaje sea más liviano, y podamos llegar más lejos. La obra no pretender ser únicamente para el público in fantil, sino para todos en general.

El desarrollo de puesta en escena cuenta con colorido, algunos malabarismos, pero difiere en algunas características del clown que menciona que este personaje se comunica directamente con su público, rompiendo la cuarta pared, lo que en esta función no resultó pues la relación directa con el público fue muy escasa. El clown también utiliza su cuerpo para expresarse y aquí se veía que las acciones físicas respondían a lo que el texto decía, no había una creación paralela o mensajes alternativos a lo dicho con la palabra. Otras de las características del clown es que “se ríe de sí mismo, de sus defectos, de sus fracasos y de sus torpezas. Ésta es una risa franca y sincera que proviene de lo más profundo de su ser, se logra gracias a un trabajo constante de ser un observador de sí mismo y con una alta autoestima. Es un ser ingenuo que no agrede ni se ríe de su público, (se sacrifica en pos de la humanidad)”, de acuerdo a algunas de las características que menciona clowncursos.blogspot.com.ar y esto tampoco se destacó en este montaje, que si bien resultó atractivo y colorido, no representaba la esencia del clown.

El título de la obra, así como el nombre de los personajes, hace referencia a florecer, a ser la mejor versión de nosotros mismos,  desplegando fortalezas  y  sabiendo  cuál es nuestro propósito en la vida y cómo alcanzarlo, según explica Virginia en su instagram.

En segundo lugar se pudo apreciar el trabajo de La Balsa de la Medusa, una creación colectiva de danza teatro inspirada en el cuadro de Théodor Géricault, pintado en 1818, que se presentó en el Teatro El Pasillo.

Aquí hay que hacer un paréntesis para explicar un poco el cuadro – si lo conocen se pueden saltar esta parte –  que está en el Museo Nacional del Louvre, y se basa en el hundimiento del barco francés Medusa – en la costa occidental de África en 1816 – a causa de la negligencia de su capitán, vinculado al gobierno conservador, que tardó varios días en socorrer a los náufragos.

La historia menciona que “15 hombres hicieron todo lo posible para defender sus vidas. En mitad del mar, un barco de la marina francesa avistó a los náufragos pero no los recogió (aquí el desprecio por la vida humana). Los supervivientes fueron presas del hambre, la sed, la insolación y las enfermedades. Murieron muchos y el resto sobrevivió comiendo los restos de los cadáveres. Finalmente, un carguero los encontró y devolvió a Francia. Y todo esto sucedió por un buen reflejo característico de la actitud francesa, como siempre, con total desprecio de la vida humana”.

Géricault realizó este cuadro (óleo sobre lienzo 491 x 716 y de estilo “romanticismo francés), para dar a conocer el hecho y, tras dos años en que se prohibió que lo expusiera al público, finalmente se ofreció al Salón Oficial y causó un tremendo escándalo social.

Tomando esto como referencia, el director del Grupo Cuerpos sin Códigos, Mauricio Sarmiento, construye un espectáculo de danza teatro, con las actuaciones de Anabel Gonzales Christen, Antonella Guerreiro, Christian Díaz Salto, Alejandro Ocampos y Néstor Basualdo,  que intenta utilizar la historia  del cuadro, como un entrecruzamiento entre lo que pasa en la Argentina, en el mundo, resaltando ese naufragio pero con personas que arman una balsa y deciden salvarse juntos.

Digo que el autor “intenta” reflejar eso que conceptualmente ha creado con tanta claridad porque en escena el resultado es muy opuesto. Si bien el trabajo en grupo en materia de danza se refleja en el escenario, que al parecer les quedaba corto en algunos momentos, la parte teatral oscurece un poco la propuesta, al no quedar bien definido el mensaje que se quiere transmitir con teatro dentro del teatro, incorporando a un director escénico que no está en sintonía con lo que está pasando en el escenario. Que  recita unos parlamentos que poco o nada tienen que ver con la expresividad que logran los cuerpos de los bailarines y que “enturbia” la visión estética de la danza. Quizás ese director representa al capitán del barco que era inepto para el cargo, como resulta este personaje dentro de la propuesta… esa es un interpretación mía.

Los bailarines vestidos con ligeros trajes de malla gris recuerdan la desesperación que esos náufragos deben haber padecido en  el mar, los cuerpos se mueven con delicadeza, como no queriendo tocar al otro – aunque el ancho del teatro El Pasillo jugó en contra y más de una vez los cuerpos chocaban – en una danza de separación, de cercanía, de apoyo al otro, también de individualidad. Llamó mi interés que al inicio las mujeres estaban sin malla superior y cuando danzaban se tapaban los senos con el brazo, para luego ponerse la parte que les faltaba del vestuario, pero sin que se justificara porqué no lo estaban usando desde el incio, lo que le generó un “ruido” porque hizo que el espectador – o tal vez yo solo – se preguntara esto y se saliera de la magia que ofrecia la danza. 

Al final de la puesta hay algunas referencias a situaciones propias de Santiago del Estero, mensaje que supe porque previamente había conversado con el director y tuve la posibilidad de entender ciertos guiños a la realidad local, lo que agradecí enormemente porque muchos de los espectadores a la salida de la función tenían cara de “que dijo Harry, que dijo”. 

En el teatro a veces hay que explicar más para que el espectador entienda con claridad el mensaje, porque no todos tienen el poder de asociación desarrollado – o pueden hablar con el director – y entrar en ese juego conceptual de tomar un cuadro de 1818 y compararlo con nuestros días no es una tarea fácil.

El tercer trabajo teatral presentado por Santiago del Estero en este proyecto 20 obras del NOA en Gira fue Breve Historia de Todo lo que llora, otra creación colectiva, en este caso con la dirección de Sergio Chazarreta que se presentó en la Escuela Provincial de Teatro Tito Guerra.

Esta obra, interpretada por María Belén Ramírez, Susana Romano Marucci, Franco Altamiranda y Elizabeth Giménez Molinas, trata de la vida de una familia muy venida a menos, donde el dinero no alcanza, con una hermana que se ocupa de todo, principalmente de atender a sus tres hermanos, que ya están grandes.

Es la historia de una familia rota, con un hermano varón vago, que no trabaja, que escribe poesía y que – además – es incestuoso, o lo intenta, con su hermana enferma, una hermana que es la niña de la casa y solo se ocupa  de peinarse, tejer, verse bien, pero que en el fondo tiene problemas de columna por usar unos zapatos altos siendo ella tan delgada, por aquello de la belleza.

La última de las hermanas es la enferma, la que – sin decirse claramente – fue abusada y su estado mental no soportó esa humillación, por lo que ahora requiere de cuidados especiales, que solamente se los otorga la hermana mayor.

Con esta temática era para crear una propuesta teatral y estética que hiciera que los espectadores dejaran bañado de lágrimas el piso de la sala, por el fuerte drama que plantea la historia. Sin embargo, el montaje pasa, sin que al público le pase mayor cosa, con un desbalance en las actuaciones, que dicen textos pero no afloran sentimientos – excepto la hermana mayor y la menor que se lucen –  salvo al final que se comienza a ver una luz que conmueva, pero que – lamentablemente – se apaga con el bajar de las luces y ahí queda todo, como un mal sabor en la boca.

Y para finalizar la participación de Santiago del Estero en Jujuy se presentó Fecha de Vencimiento, de Karime Nassif López, en producción del Grupo La Nuit.

Como sucedió durante la visita que hizo Catamarca a Jujuy para presentar sus obras teatrales, que no pude ver el cuarteto completo de piezas, con Santiago del Estero fue “Fecha de Vencimiento” la obra a la que no pude asistir, así que puedo mencionar lo que la sinopsis del programa dice sobre esta propuesta. “Una invitación hacia nuestro interior. El amor, el deseo, el odio, la angustia, puestos en su lugar más crudo. Plantea que todos nos equivocamos alguna vez y repetimos los mismos esquemas que nos hacen daño al corazón”.

El elenco está compuesto por Alejandra Carreras, María Eugenia Fittipaldi, Melisa Hoyoz, Juancho Larrea, Luis Monicci y Carlos Petrucci, bajo la dirección de Karime Nassif López y la asistencia de dirección de Sergio Chazarreta. El diseño de iluminación es de Germán Pizzi, mientras que el vestuario y la escenografía están a cargo de Fernanda Ormaechea.

Jujuy tuvo una nueva oportunidad de ver que están haciendo en las provincias vecinas en materia de producción teatral, con tres obras de creación colectiva y una de autor, así el público puede  ver de aquí, de allá y más allá para crearse sus propias opiniones, porque está tan solo es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

 

  

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *