El Teatro recorre el NOA (III)

Y llegó la tercera reseña de los espectáculos teatrales que por los 20 años de Ley Nacional del Teatro de Argentina están recorriendo el NOA y ahora Jujuy recibió a los representantes de Salta.

Como se trataba de la semana de las P.A.S.O en Argentina (elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias) era imposible que alguna de las obras salteñas se pudiera presentar el fin de semana, por eso de la Ley de Veda, así que las 4 funciones debieron organizarse para ser simultáneas en dos espacios teatrales y solo dos días.

Pero no solo estuvo el hecho de obras condensadas en tiempo y en espacio, con simultaneidad, sino que por azares de la agenda de actividades propia fui imposible ir a ver alguna de las obras, normalmente he visto tres. Pero como  el show debe continuar y el registro de la actividad teatral en Jujuy no se detiene, veamos qué nos informaban los programas de mano sobres las propuestas teatrales de los salteños. Las imágenes también son parte de los programas,

Comenzamos con Desde los Techos, que se presentó en el Teatro El Pasillo, en una producción de Plataforma Teatro,  sobre un texto poético de Susana Esther Soba, con adaptación del texto poético a dramático y actuación de María Morales Miy y dirección de  María Mar Pérez. Trabajo al que se sumaron la cineasta Daniela Seggiaro a cargo del video, Sabino Figueroa de la música, Julio Lavallén de la escenografía, Víctor Campillay de la puesta de luces y la asistencia, Macarena Fuentes del vestuario y Flor Arias de la imagen y comunicación.

La obra cuenta la historia de Juana, una mujer de 40 años que vivió en el pueblo al que pertenecieron también sus padres y sus abuelos. Un pueblo que siempre estuvo amenazado por las lluvias, por el desborde de los ríos, por la inundación. Durante años la comunidad entera se preparó y esperó ese día en que todo sería arrasado. Algunos creían, otros no. Algunos se organizaron para emprender la huida, Juana decide quedarse a ver llegar el agua. A resistir la vida y la muerte.

Juana se propone fotografiar el desastre, registrar cada momento, dejar testimonio de sus habitantes, de sus creencias, sus fantasías y sus debilidades. Decide quedarse para salvar la memoria de su pueblo o bien, para salvar a su pueblo rescatando su memoria.

Abandona la columna que se prepara para el éxodo, sube a los techos y comienza a tomar el agua “para que su pueblo quede intacto”.

A la misma hora pero en Lamar Encoche multiespacio se presentaba Esta noche Improvisamos, del grupo Misión Mono.

La propuesta gira en torno a dos actores y tres músicos que dialogan en escena a través de sus “instrumentos” corporales y musicales. La improvisación, el azar, el silencio, la percepción y la espontaneidad son los motores de esta propuesta. La simbiosis y el dialogo que se genera entre estos dos lenguajes es el fin del espectáculo, poder lograr la homogeneidad y la organicidad en la escena.

Los músicos son Eugenio Tiburcio (clarinete), Esteban Cárdenas (percusión) y Emiliano Del Alba (Bandoneón y violín), mientras que los actores son Maximiliano Núñez y Nicolás Obregón.

Al día siguiente, el teatro salteño estuvo representado en Jujuy con La Paz Traficada, en el Teatro Estación Perico.

La obra transcurre en los años cincuenta, y está basada en el cuento de Julio Cortázar titulado “Cartas de Mamá”. Un matrimonio porteño radicado en Salta, lleva una vida aparentemente satisfecha y sin sobresaltos. Sin embargo, el episodio que forzó aquella suerte de autoexilio, palpita bajo un incómodo silencio tácitamente acordado por la pareja.

Las actuaciones son de Natalia Andrea Aparicio y Marcelo Orlando Cioffi, mientras que la dirección es de Laura Casco.

Entre tanto, en Lamar Encoche multiespacio se presentaba  Aklla Sumaq, la elegida por su belleza,  del grupo La otra vuelta Artes Escénicos, que indaga y cuestiona el complejo entramado histórico-social que configura la violencia implícita en la relación entre hombres y mujeres. Para ello utilizan poemas de Rosa Machado.

El mundo ficcional que se presenta ante los espectadores/as invita a leer en escena temáticas sensibles y vigentes en nuestra sociedad, abordadas con sumo compromiso y cuidado estético. Convoca a reformular la pregunta sobre ¿qué hace cada uno/a de nosotros/as para permitir que el trato entre pares se tiña de violencia desvirtuando las relaciones humanas? Y con ello reflexionar personalmente cómo transitar la acción colectiva, con la premisa esperanzadora que nos oriente hacia “…un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres” (Rosa de Luxemburgo).

La convicción se encuentra en que es “Mejor iluminar que maldecir…” palabras que toman de la poeta salteña Rosa Machado, para decir iluminemos desde el arte esta realidad urgente que nos aqueja.

El elenco está conformado por Mariana Enríquez, María Eva Ferreira, Telma Jerez y Rosalía Rodríguez Yonson, con vestuario de Fabiana Funes y diseño y operación de luces de Álvaro Sanmillán Roberts. La asistencia y técnica vocal es de Myriam Musso, la gestión de Florencia García, mientras que la gráfica pertenece a Miriam Camisar y el registro audiovisual es de Rodrigo Sanabria, todos bajo la dirección escénica de Diego López y la asistencia de dirección de Fabián Castellani.

Con esto se cumplieron tres semanas de teatro independiente en Jujuy con exponentes artísticos de las provincias vecinas, pero aún queda por ver a los teatreros de Catamarca, que cerrarán este recorrido los días 18, 19 y 21 de agosto, así que aún tienen  tiempo de agendar entre sus actividades una visita al teatro o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *