El Teatro recorre el NOA (… y IV)

Dicen que todo lo bueno llega a su fin en algún momento y el proyecto 20 obras del NOA en Gira bajó el telón en Jujuy con la representación de Catamarca.

Cuatro fueron las obras que los jujeños pudieron apreciar de los hacedores de teatro en la vecina provincia, espectáculos que forman parte de los ganadores del Festival provincial de teatro del 2016 y que en el marco de los 20 años de promulgación de la Ley Nacional del Teatro – Nº 24.800 – salieron a recorrer el NOA, junto a las otras agrupaciones que integran la región Noroeste de Argentina.

Como sucedió con los elencos de Salta, los diversos compromisos personales impidieron que pudiera apreciar las obras que vinieron de la provincia vecina, así que… como el show debe continuar, me limitaré a reseñar lo que mencionan las sinopsis de las obras.

Catamarca comenzó con la obra Beso Peludo Pelín Plampludo, que más parece un trabalenguas, y es un espectáculo para toda la familia, a cargo de Chincho Poroto y La Rondarueda, que se presentó en el Teatro El Pasillo.

La sinopsis menciona que todo transcurre en el “pequeño circo de Amador el domador, grandes estrellas se presentan. La destreza de Susana la Rana, la magia de Chinpanzen y la exótica fuerza de Ruda la mujer Barbuda encantaran a grandes y niños en una obra de risas, látigo, color. Y como plato fuerte la gran lucha libre, donde se enfrentan la violencia y la ternura”.

La intención de esta obra – interpretada, con creación de muñecos, vestuario y escenografía de Roxana Castro –  es dialogar sobre el mal trato, por medio del humor y la sátira.

Fede Abaca está en la Propuesta y Titiriturgia, mientras que en la canción “Beso Peludo”  están como invitados Pichi Luján y Emiliano Lucero, mientras que el diseño gráfico y la producción musical es de Emiliano Lucero.

Chicho Poroto y La Rondarueda tienen más de 15 años representando a la provincia de Catamarca con sus obras para títeres y clown, en Festivales del País, Bolivia, Paraguay, Chile, Brasil y México.

Ese mismo día pero en la Sala Hilandería se presentó La Niña Jamón, de Laura Eva Avelluto, una obra sobre una “pequeña y antigua institución en  decadencia, a la que los integrantes intentarán apuntalarla, reconstruirla y salvarla a cualquier precio, casi sin saber por qué. Los mandatos sociales por encima del deseo individual; la reproducción y la imposición ante la voluntad;  el parecer en contra del ser; y la opresión del vacío, los llevará a la búsqueda de algo tan volátil, impreciso y subjetivo como la felicidad”, dice la sinopsis de la obra.

En esta pieza actúan Luciana Jeréz, Pablo Navarro, Silvia Pérez y Rodolfo Berrondo (Voz en off), todos dirigidos por Fernando Uro, quien además es el diseñador del vestuario y escenografía y el responsable del diseño de gráfico. Lo asiste María de los Ángeles Uro, en una producción de Egocentric US Teatro… ¿será que el nombre del grupo tiene algo que ver con que los Uro hacen todo?

Catamarca siguió sus presentaciones teatrales en Jujuy con Barroco Americano, de Alberto Moreno,  quien estuvo el año pasado en la Provincia con “La noche del cabrito o la sirena varada”, como obra invitada de la 32 Fiesta Provincial del Teatro de Jujuy.

En esta ocasión,  Barroco Americano – jugando con el teatro dentro del teatro – gira en torno a unos actores y un director que “se disponen a montar la obra “Cuarteto o los músicos van al infierno”. En ese proceso se ven imposibilitados de “representar”, puesto que las fracturas de lo real generan fisuras en la propia obra y en los modos de actuar. Así, los personajes devenidos en personas luchan con una materialidad que cada vez se torna más utópica, sin embargo, están dispuestos a todo con tal de llegar a eso que saben de antemano que no podrán alcanzar, la representación”.

La obra – producida por del grupo “La Corredera”  – es interpretada por Patricia Medina, Marcia Rodríguez, Martín Serra y Juan Alessandro, fruto de un proceso de laboratorio realizado durante un año a partir de “Cuarteto o los músicos van al infierno” de Alberto Moreno, texto que obtuvo el III Premio Municipal de Dramaturgia de San Salvador de Jujuy.

Completan el equipo de Barroco Americano, Jorge Ramos, en la música original; diseño y realización escenográfica de Marinés Marinaro,  Eduardo Acosta  y Berenice Araoz; en la realización de videos trabajó Tomás Posse, en fotografía Jesús Rodríguez,  iluminación Pablo Lima, preparador físico y coreógrafo Pablo Villalba, asesoramiento de vestuario Santiago Berbel, gráfica Juan Alessandro,  prensa y difusión de Ariadna Leguizamón.

Esta obra fue  la ganadora de la 24º Fiesta Provincial de Teatro de Catamarca.

Por último, pero no por eso menos importante, le tocó el turno a “Carne cruda, manufactura nacional ¿triperíos o menudencias?”, una obra que “invita al espectador a husmear en la cotidianeidad de estos personajes que conviven en una pensión y dejarán sus vidas al desnudo. Sus habituales problemas se verán agravados con una noticia de la dueña de la pensión Lady Macbeth”.

En este montaje actúan Juan Pablo Navarro, Adriana Flores, Sergio Segura, Noelia Quinteros Fernández, Majo Nieva Mendoza, Patricia Medina, Araceli Mercado, Micaela Bustamante y Ramón Chamon, con textos y codirección de Majo Nieva y Patricia Medina, profesoras que se recibieron con la presentación de esta obra como parte de su trabajo de proyecto final de la carrera de Teatro.

“Carne cruda, manufactura nacional ¿triperíos o menudencias?” se presentó en la escuela provincial de Teatro Tito Guerra en una producción del Grupo “Sie7e Minutos”.

De esta manera, el proyecto “20 años, 20 obras del NOA en Gira” permitió a 20 grupos teatrales ofrecer 80 funciones en salas de teatro independientes y diversos espacios, para intercambiar propuestas estéticas y  temáticas con obras para todo público, niños, adolescentes y adultos en las cinco provincias que integran el NOA.

Con esta gira se demostró que el teatro está vivo en la región, aunque aún hay una tarea pendiente: generar más público, que si bien en Jujuy fue abundante, me cuentan que en otras partes de la región era más bien escaso y esta es una tarea que involucra a todos los que componen la comunidad teatral, directores, productores, dramaturgos, entes oficiales, privados, porque solo en la medida en que exista público en esa medida será posible exigir de las autoridades competentes una mayor política de apoyo al teatro, porque no basta una ley, que cumplió 20 años, hace falta una un acompañamiento permanente para estimular una actividad que trae beneficios a todos, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *