“Nadie me creerá, solo le creerán a él”

El 26 de abril de 2008, Elisabeth Fritzl volvía a ver la luz del día después de 24 años de estar cautiverio por parte de su propio padre.

Era en ese momento “una ruina humana de cabellos blancos cortados anárquicamente, la piel de la cara nívea como una muñeca de porcelana y la boca llena de bloques negros a causa de la falta de vitaminas y de un dentista”, tal como lo señalaron los medios policiales en esa oportunidad.

Lamentablemente, este caso que cobró mundial notoriedad, por lo crudo y agravado por el vínculo existente, no es el único de abuso infantil, ya que los números mencionan que – en Argentina  –  entre el 1 de enero y el 31 de mayo del 2016, un total de  “771 niños, niñas y adolescentes fueron separados de su núcleo familiar por situaciones vinculadas al maltrato infantil en lo que va del año en la provincia de Buenos Aires”, de acuerdo a  un informe elaborado por Registro Estadístico Unificado de Niñez y Adolescencia (REUNA).

Como el teatro se nutre de las historias humanas, no de números que a veces son fríos y no reflejan la realidad,  el artista argentino Emilio García Wehbi creó el texto Fritzl Agonista que toma como eje el caso de Elisabeth Fritzl para denunciar lo que muchas veces no se dice en torno al maltrato que sufren los niños desde el propio seno del hogar, que debería ser el primero en velar por la seguridad de los menores.

García Wehbi, conocido en Jujuy por haber presentado su libro “Poética del disenso” en la Feria del Libro Jujuy 2012 y por su pareja Maricel Álvarez que estuvo dictando un taller de performance y hablando del trabajo conjunto que realizan –  utiliza textos de T.S. Eliot y Lewis Carroll y hasta escritos de diversas religiones de libros sagrados, como la biblia, para justificar las acciones de Josef Fritzl, cuando favorece  sus intereses personales y perversos.

El autor del texto es “un artista interdisciplinario que trabaja en el cruce de lenguajes escénicos. Desde 1989 — año en que funda El Periférico de Objetos, grupo paradigmático del teatro experimental e independiente argentino- hasta la fecha, se ha destacado en sus actividades como director teatral, régisseur, performer, actor, artista visual y docente. Sus espectáculos, óperas, performances, instalaciones e intervenciones urbanas han sido presentados en los principales escenarios, festivales de varios países. Su poética intenta confrontar con las categorías estéticas establecidas, amalgamando las disciplinas de tal modo de que el lenguaje creado no se ajuste a ninguna definición. Su búsqueda formal pretende establecer siempre una dialéctica con el espectador, considerándolo parte activa de la obra”, como lo define Lucía Amaya, en “Fritzl Agonista, Cartografía De Una Obra En Proceso”.

Esta propuesta dramatúrgica que reflexiona sobre la manipulación y el abuso de los niños que no pueden defenderse y que deberían estar protegidos en el hogar es una oportunidad para poner en el tapete  que entre el 19 de noviembre y el 19 de diciembre del 2016 de las denuncias recibidas en el programa “las victimas contra las violencias” de Argentina el 75% de los abusos reportados tenían como protagonista a un familiar, mientras que en el 40% de los casos ese  familiar era el padre y el 16 % era el padrastro.

En la propuesta original creada por el dramaturgo, un actor en escena está suspendido de una cuerda a la tramoya, acompañado de un músico en vivo y un Dj Set. Este personaje es el que habla del exceso de la violencia de los seres humanos.

Sin embargo, la obra también puede ser vista con otros como, como lo está haciendo en México la propuesta de Devastados Teatro compañía emergente, que encabezan Rox Damián y Ana Karen Peraza.

En este caso, la atención se centra en dos actrices que “a partir de una partitura de movimiento van explorando los distintos elementos de un espacio casero”, como si estuvieran encerradas en una casita de  muñecas.

Las actrices, bajo la dirección de Sixto Castro Santillán, indagan sobre “las sensaciones y percepciones de la víctima, que no entiende con claridad lo que le sucede, las emociones que la habitan y el peso de las acciones del otro que recaen sobre ella”, principalmente por el trato que reciben de su propio padre.

En México, datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), mencionan que en el 2016, ese país ocupó el “primer lugar a nivel mundial en abuso  sexual, violencia física y homicidio de menores de 14 años. Las estadísticas dicen que 4.5 millones de infantes son víctimas de este ilícito y solo el 2% de los casos son conocidos. Según el DIF el 47 % de los casos de maltrato infantil se suscita en el entorno familiar, éste se puede convertir en una zona de riesgo”.

A diferencia de la idea original de García Wehbi, este montaje utiliza “artilugios cotidianos, una mesa, sillas, cubetas una ambientación que nos traslada a un ambiente pulcro, ordenado, utilizando melodías que refuerzan ese sentimiento del “deber ser” de lo que es “correcto”, al hogar mismo”, según la sinopsis de la producción.

Devastados Teatro compañía emergente adelanta este proyecto en colaboración con Orquesta Ensamble Teatral y cuenta con Natalia Sedano en  el diseño de escenografía y vestuario, la iluminación de Alejandra Escobedo, diseño de imagen de Cynthia Herrera, contenidos audiovisuales de Santiago González y la producción ejecutiva a cargo de Alejandra Aguilar y Nadia  Ximena López.

Hasta el 309 de septiembre se estará presentando “Fritzl Agonista” en el Foro El Cubo,  calle Lic. Julián Grajales Robles 28, Colonia del Valle, los días viernes (20:30hrs) y sábados (19:00hrs).

El ser humano – lamentablemente – es capaz de provocar daño, dolor, desesperación y un largo etcétera de situaciones degradantes en otro semejante, pero cuando esas acciones trastocan la inocencia de alguien indefenso, que se va extinguiendo hasta niveles de transformación en piltrafas humanas, la sociedad debe reaccionar con indignación y debe tomar cartas en esa situación que muchas veces nos reusamos a enfrentar, porque creemos que un padre, una madre, un tío no son capaces de provocar en un niño o niña. Pero la realidad siempre supera cualquier fantasía y si no se atiende a tiempo seremos una sociedad cada vez más insensible, que verá el horror sin que nos produzca ansiedad ni desesperación, transformándonos en máquinas insensibles, que esperemos no llegar a esos extremos como raza, o esa es mi Visión Particular de un tema que debe ser abordado en las casas, colegios, medios de comunicación, como lo hace el teatro desde una mirada cruda, real, sin adornos, dándole voz a las víctimas que piensan que si dicen digo exactamente cómo ocurrió todo esto, nadie nunca les creerá, como fueron las palabras que Elizabeth Fritzl cuando fue liberada por la policía austríaca aquel mes de abril del 2008.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *