Sangre y Nieve en el Teatro

“El teatro es un lugar sagrado, no caben las tonterías” sentencia Stefano Massini, dramaturgo italiano de tan sólo 41 años, y sin lugar a duda, su dramaturgia es feroz.  Admite haber escrito “Mujer no Reeducable” para propagar el ejemplo de integridad plena de la periodista Anna Politkóvskaya.

En tiempos donde los valores humanos se confunden con el éxito económico y el poder, mujeres como Anna Politkóvskaya nos recuerda el verdadero sentido de lo humano, esta periodista que fue citada miles de veces por la Fiscalía de Moscú y retenida como delincuente junto a secuestradores, asesinos y violadores, por el sólo hecho de ejercer su profesión de periodista, nos estremece hasta las lágrimas.

Su larga lucha por la libertad de expresión que finalmente le costó la vida, es un testimonio de lo fuerte que puede llegar a ser la necesidad de decir la verdad en un país totalmente controlado, secuestrado. La amenazaron, la vejaron, la envenenaron, la torturaron… Incluso mataron en su piso moscovita a otra mujer muy parecida a ella, todo esto lo cuenta Stefano Massini con brutal y descarnada prosa, en la voz impecable de Teresa Selma.

Este monólogo estremece por su contenido, por la pluma de Massini, por la fiereza del personaje ruso, y por la extraordinaria interpretación de nuestra Teresa. Teresa cumplió 87 años, y allí está de pie, actuando, pero no interpretando cualquier cosa, interpretando texto de enorme envergadura, no sólo por el contenido humano y político, sino también por la exigencia que amerita este tipo de texto. Plantada, precisa, con una dicción perfecta, sumergida en el sufrimiento profundo de la periodista rusa, enérgica, magistral.

Cuando voy al teatro y me encuentro con estos regalos, es como si todo el origen del teatro me atravesara con una daga, y pienso, por esto es importante el teatro, porque puede decir las verdades más abyectas y más brutales sin censura alguna. Bien lo expresa el dramaturgo: “Escribir esta pieza fue una manera de boicotear el plan de sus asesinos, destinado a acallarla y a diluir su ejemplo”, por estas razones y por actrices como Teresa Selma, el teatro siempre será un lugar sagrado.

“Las redes sociales han potenciado esa fragmentación. Hoy estamos asomados a una sucesión incesante de citas procedentes de novelas, películas, obras teatrales, poemas, reportajes, entrevistas… Es un fenómeno que ha dinamitado los géneros hasta amalgamarlos en uno sólo, gigante: la comunicación. Lo que pretendía es que el espectador sienta que está ante un reportaje gráfico. Cada capítulo es una fotografía que muestra la vida de Politkóvskaya tal cual fue”.

Y sin lugar a dudas, Massini y Teresa lo logran. Una puesta en escena sobria, con un escritorio, una silla, y una lámpara de interrogatorios de tortura que se desplaza por todo el escenario, recordándonos que el sometimiento camina, no es estático, se mueve a sus anchas en países donde el control es absoluto. De allí que la iluminación de Wilfrido Momox es sencillamente precisa, dolorosa, inevitablemente te sumerge en el terror de un régimen absolutista. Otro recurso artístico y estremecedor es la música del joven talentoso, yo diría que genio, José de la Parra. La música va envolviendo el drama sutilmente, casi imperceptible, potenciándola hasta la explosión de las emociones.

Es un teatro denso, no cabe la risa. Sólo cabe la reflexión profunda, el nudo en la garganta, la revisión de lo humano. La política opresora de Putin queda al descubierto, los asesino de Anna Politkóvskaya no lograron silenciarla, con esta obra Massini logra comunicarle al mundo que la integridad existe, se defiende, se multiplica, jamás quedará sepultada.

En lo personal agradezco este teatro tan necesario, tan indispensable en sociedades donde pensar es un delito, cabe pensar en nuestra Venezuela amada, y por supuesto en México donde tantos periodistas han pagado con su vida por decir la verdad,

Estará todos los domingos a las 18:00 HRS en El Centro Cultural El Foco.

La fotografía de Teresa Selma en escena es de Lia Rueda.

Gennys Pérez

Dramaturga

@gennysperez

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *