Gata negra

Aquí está mi gata negra

que se llama Papirusa.

Vive escondida, durmiendo,

entre el duende y la lechuza.

Es una gata importante

que se ocupa de las cuentas

y de maullar cuando truena

en las noches de tormenta.

Papirusa, gata negra,

tan coqueta y caprichosa.

¡Cuando sale con su gato

se adorna con una rosa!

Compra perfume francés

y zapatitos de raso.

Si le ordeno que se bañe,

me mira y no me hace caso.

¡Qué gata desobediente

que a las brujas no les teme!

Aunque escuche mis rezongos,

ella hace lo que quiere.

Texto: Alicia Esain

Fotos: Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *