La equivocación de la gata

Una gata se hace un traje

para asistir a una cena,

y después para bailar

y lucirlo en la verbena.

Se ha trenzado los bigotes,

se ha hecho la permanente,

y en la puerta de la fiesta,

se encontraba puntualmente.

Pero allí no había nadie,

nadie alrededor veía,

y es que la cena verbena

era justo al otro día.

 

Texto: Marisa Alonso Santamaría

Fotos: Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *