Con los cambios en las políticas educativas que viene afrontando Argentina, con el cierre de Profesorados  y un panorama nada alentador en cuanto a los puestos de trabajo de muchos de los docentes del país, que una institución educativa logré celebrar años de trayectoria es un logro, pero que llegue al centenario con el mismo principio de educar y formar ciudadanos es todo un acontecimiento que no puede pasar desapercibido.

Por eso, alumnos, profesores, directivos, autoridades municipales e invitados especiales se dieron cita en la escuela 273 Francisco Antonio Rizzuto, ubicada en Los Blancos, Palpalá, en la provincia de Jujuy para conmemorar esta importante fecha, donde muchas historias y momentos vividos a lo largo de estos años se fundieron para recordar la trayectoria de esta casa de estudios.


Para iniciar este acto de celebración la insignia nacional hizo su entrada con su abanderado y escoltas, mientras se entonaban las notas del himno a la bandera. También estuvo el abanderado del Secundario #39, que funciona en las tardes en la misma sede de la escuela 273.


Finalizada la entrada de las banderas y la entonación del himno nacional, Nélida Sánchez,  actual directora de la escuela 273 Francisco Antonio Rizzuto hizo un recuento de la historia de la institución, que comenzó en 1917, cuando tan solo era la escuela nacional #50, en la finca de doña Elvira García de Tolaba, atendiendo en esa época a 45 alumnos, apoyando a esos niños tanto en la trayectoria escolar como en la cultura rural.

Después de unos años, la escuela se trasladó a la sala de fabricaciones militares – muy próximo a donde se encuentra en la actualidad, pero ese lugar ya no existe porque fue demolido. Con palabras de emoción, Sánchez dijo que desde 1938 la escuela está en su actual sede, llenándose cada vez más de alumnos, todo cimentado con los valores con los que se creó la institución hace 100 años: ofrecer una educación y una formación a todos los niños de la comunidad de Los Blancos en Palpalá.

Cristina Fernández Blanco de Jorge, en representación de la ministra de Educación, Isolda Calsina, dijo que pensar que hace 100 años en parajes tan distantes se haya creado una escuela, donde no solo se enseñaban las letras y en algunos casos el idioma, sino que se creaban lazos de afecto entre quienes impartían la docencia y los que estaban en las aulas para recibirla. Destacó que estos nexos aún se observan hoy en día en la emoción con la que tanto docentes, ex docentes, y alumnos se expresaron de la escuela en sus distintos discursos.

A manera de recordatorio permanente de la tarea que a diario desarrollan los docentes de esta escuela junto a los niños de primeria, se develó una placa conmemorativa por los 100 años de la escuela 273 Francisco Antonio Rizzuto. Además, la escuela ofreció sus mejores galas, ya que como regalo de cumpleaños se procedió a acondicionar y pintar las instalaciones para recibir  a los invitados.



Luego de estos actos protocolares, la música se hizo presente con las actuaciones del Taller de Folclore del Centro de Jubilados Ferroviarios y del profesor de música de la institución, Alomías Lizarraga. Mientras que diversas organizaciones privadas y públicas entregaron regalos a la escuela, para finalizar la velada con un brindis y el feliz cumpleaños, con torta y muchas velas,  por el centenario del establecimiento educativo, esperando seguir la labor docente en la comunidad de Los Blancos de Palpalá.

Comparte esta publicación