Cinema Futurista

Las visiones del mañana otorgan un acercamiento en lo que hacemos en el hoy, desde el pasado, el futuro ha fascinado a muchos autores, dentro de una preocupación por prevalecer, en una advertencia por cuidar nuestro hogar… el pequeño punto azul que compartimos, desarrollar las virtudes y despertar de esta esclavitud sistémica.

Dominados por lo político, antes que lo comunitario, nuestra historia se repite: control, manipulación, guerras, muerte, en un ciclo donde las masas se brindan a los pocos, adiestrados mediáticamente, vigilados digitalmente y con lo pesado de un pensamiento capitalista.

El caos para mantener las urbes como cárceles, una carrera desesperada por un estereotipo de éxito que nos devora entre unos y otros, en una mentira para pertenecer hasta que el futuro nos alcance… pero mejor te dejamos algunos ejemplos fílmicos, que esperamos sean de su agrado.

  1. Matrix (Estados Unidos, 1999 – 2003)

La trilogía de los entonces hermanos Wachowski – hoy hermanas –  aclamada por los fanáticos de la ciencia ficción, un referente para estos tiempos digitalizados, simulación con alta programación, donde nada es lo que parece… en el universo de lo binario.

Cintas con un profundo argumento filosófico, que se resumen entre la decisión de tomar la pastilla roja o azul, en el dominio de las máquinas o la lucha por conservar “nuestra humanidad”, mientras se espera la llegada de aquel, llamado “El Elegido”.

Keanu Reeves, Laurence Fishburne y Carrie-Anne Moss, protagonizan esta saga que busca librarse del control de los agentes, liderados por el Sr. Smith (Hugo Weaving) y conquistado por máquinas inteligentes.

  1. Brazil (Reino Unido, 1985)

En una burocracia orwelliana, el tecnócrata Sam Lowry (Jonathan Pryce) se enamora de la joven anti sistémica Jill Layton (Kim Greist), quien lo llevará a romper los protocolos y comprender el valor de la libertad.

Bajo el lente de Terry Gilliam, este rollo musicalizado por el Maestro Michael Kamen, forma parte de la “Trilogía de la imaginación”, conformada por Time Bandits (1981), Brazil (1985) y Las aventuras del barón Munchausen (1989).

El surrealista guion es realizado por el mismo Gilliam en colaboración con Tom Stoppard y Charles McKeown, donde la crítica del neo-esclavismo laboral, la plasticidad médica o mejor llamada “cirugía estética” y la perversión gubernamental, destruyen al ser humano mediante una lenta tortura mental, en un claro ejemplo del control psicológico.

  1. Cloud Atlas (Alemania, 2012)

Escrita, musicalizada y dirigida por Tom Tykwer en conjunto con las hermanas Wachowski y basada en la novela homónima de David Mitchell, este viaje cinematográfico por el pasado, presente y futuro, entrelaza seis historias de dos almas que se encuentran en el Océano Pacífico en 1849, Escocia en 1936, San Francisco en 1973, Inglaterra en 2012, Seúl en 2144 y Hawaii en 2321.

La reflexión sobre la conexión entre espacio tiempo o “Vida, muerte y nacimiento”, es una interesante apuesta de cómo la destrucción de la tierra y el amor, es una constante de la humanidad, así como el ser en el otro, un proceso de reencarnación.

  1. Twelve Monkeys (Estados Unidos, 1995)

Nuevamente Terry Gilliam, con una espléndida banda sonora a cargo de Paul Buckmaster, Tom Waits y el célebre Astor Piazzolla, las brillantes actuaciones de Bruce Willis, Madeleine Stowe y Brad Pitt, más un guion inspirado en la película La Jetée (1962) de Chris Marker, bajo el sello de la Universal Studios, reviven desde un tiempo post apocalíptico al prisionero James Cole, quien viajará al pasado en una máquina del tiempo, donde buscará recolectar información sobre el virus que eliminó casi a todos los seres humanos, liberado por una organización terrorista conocida como el “Ejército de los Doce Monos”.

Veinte años después, el canal de la NBC Universal Syfy, traería de vuelta a James Cole, en una serie creada por la dupla Matalas-Fickett, que hasta el momento, cuenta con tres temporadas y que culminará con una más, la cual se estrenará este año.

  1. Metrópolis (Alemania, 1927)

Dirigida por el cineasta austriaco Fritz Lang, inspirada en una novela de 1926, realizada por la misma guionista, actriz y escritora alemana Thea von Harbou, bajo el sello de la gran productora germánica Universum Film AG (UFA), ésta joya cinematográfica fue el primer filme considerado Memoria del Mundo por la Unesco en el 2001.

En un breve análisis de este dramático rollo de ciencia ficción, nos da una mirada del cómo en 1927 concebían el año 2026, el futuro, un mundo de rascacielos, donde el control lo ejercen los que viven en la punta, mientras que en lo subterráneo, la clase obrera es explotada para beneficiar a estas clases “de alta”.

La escenografía resaltada por arquitectura Art Decó futurista, donde incluso pareciera que varias de sus secuencias sirvieron como inspiración escenográfica del filme Blade Runner (1982); su guion, muestra cierta similitud con el libro de H.G. Wells Cuando el dormido despierte (1889); respecto a sus personajes, la mujer robot del científico Rotwang, comparte ciertos elementos con la Ex Machina (2015) de Alex Garland, el amor shakespearano de María con el hijo del presidente Fredersen (Freder) reflejado en una sociedad tan distópica como en el 1984 de Orwell, que al final: “El mediador entre el cerebro y la mano… ha de ser el corazón”.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *