El empoderamiento económico de las mujeres es una necesidad y una realidad en México y en el mundo, sin embargo, aún persiste la desigualdad en las dinámicas familiares y oficinas de trabajo que obstaculizan el crecimiento económico y la productividad de los países.

La maestra Laura Liselotte Correa de la Torre, directora de Igualdad de Género, de la Secretaría de Relaciones Exteriores, exhortó a las mujeres empresarias de la Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Chile y Perú, a promover el cambio en sus negocios y comunidades, y con ello, cumplir uno de los compromisos: “Incluir a la perspectiva de género como un elemento transversal de la Alianza del Pacífico”.

Imagen: Laura Liselotte Correa de la Torre, directora de Igualdad de Género, de la SRE. Foto: Sofía Salinas.

Los objetivos de la Alianza del Pacífico son Construir un área de integración para avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales, personas y economía. Impulsar un mayor crecimiento, desarrollo económico y competitividad de las economías de sus integrantes para lograr mayor bienestar, superar la desigualdad socioeconómica e impulsar la inclusión social. Convertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial, y proyección al mundo, con énfasis en Asia Pacífico.

El empoderamiento de las mujeres, mencionó, es “Centro de la agenda pública” en “Economías más igualitarias, prósperas y resilientes”.

En México, detalló, “la Población Económicamente Activa, PEA, está conformada por 43% mujeres y 78% hombres. Sector Empresarial 19% Mujeres.

  • “Por cada 10 hombres que emprenden, 8.3 mujeres lo hacen. Del total de la fuerza laboral: 2.2% empresarias y 5.6% empresarios.
  • “La brecha salarial, entre el 15 y 20% en promedio.
  • “Tasa de informalidad laboral: 57 de cada 100 mujeres.
  • “9% de las mujeres ocupan un puesto de liderazgo o toma de decisión.
  • “11.8% de trabajadoras se les solicitó prueba de embarazo. (2011-2016)
  • “El 26.6% de las mujeres sufrió algún incidente de violencia en el espacio laboral. (Emocional 48.4%, Sexual 47.9 y Física 3.7%)”, detalló.

El sector privado, estrategia de cambio

“La igualdad es un factor de liderazgo empresarial y competitividad. Las empresas que tienen mayor igualdad de género gozan de niveles más altos de crecimiento y mejor desempeño”.

En ese sentido, convocó a realizar las buenas prácticas, que incluyen: Condiciones de trabajo seguras y de protección; tolerancia cero a cualquier forma de violencia; seguro médico y protección social. Sensibilizar al personal, para identificar signos de violencia contra las mujeres y trata de personas.

La plataforma virtual “Comunidad Mujeres Empresarias AP” es un hecho, y está al alcance de mujeres emprendedoras que deseen hacer crecer su negocio.

Sofía Salinas

@Sofiasi2010

Comparte esta publicación


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *