Féminas y Big Bands

La mujer del siglo XX, fue la que abrió la brecha de la igualdad, el derecho al voto, la no discriminación, se liberó del yugo machista en varios países, mejoró la democracia, otorgó avances en la ciencia, en las artes y en varias disciplinas más.

Sofisticada, inteligente, rebelde, sensible y fuerte a la vez, capaz de desempeñar múltiples tareas, atender complicaciones en diversos lugares, madres, compañeras, amigas, amantes y todo un misterio para el hombre, que nunca podrá comprender, ni develar.

En estos días de fraternidad y consumismo para enamorados, dedicamos esta sección a la mujer… y su amor por la música.

Peggy Gilbert… y las primeras orquestas

Los primeros acercamientos a las Big Band femeninas fueron más bien ensambles de saxofones que surgieron en la primera década del siglo XX. Las pioneras fueron The Schuster Sisters Saxophone Quartette, según un registro de la marca de instrumentos CG Conn Ltd de 1915, y en 1920 aparecería otro cuarteto similar: The Darling Saxophone, quienes eran promovidas por el talentoso trombonista y compositor de Missouri Arthur Pryor.

En aquellos tiempos, el hot jazz era considerado como música de burdel, las cantantes eran parte del “entretenimiento visual para los muchachos” y las instrumentistas sufrían el sexismo de varios bandleader, así como las jóvenes afroamericanas el odio racial de la “sociedad blanca”.

Los años veinte brindaron un nuevo panorama, el derecho al voto de las “mujeres de piel clara”, inscrito en la 19 Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, junto con el glamour de la época, una moda coqueta, así como la naciente Era del Jazz, otorgaron cierta libertad a las féminas, y en el sincopado ritmo, aparecería la primera big band femenina: The Melody Girls, dirigida por la gran Peggy Gilbert.

Oriunda del poblado estadounidense de Sioux, Iwoa, Gilbert nació un 17 de enero de 1905, su padre era músico, y con tan solo siete años ya tocaba el piano así como el violín, pero al conocer el ritmo roto se dedicó a aprender el instrumento que lo ligaba en aquella época… el saxofón.

A inicios de los años veinte, funda The Melody Girls junto a Marjorie Kelley (piano), Dorothy Kelley (banjo), Orval Knechtges (batería), Ruth Dubnoff (violín) y el apoyo masculino de una trompeta y un contrabajista, allá en su natal Siux y que duraría hasta su traslado a Los Ángeles, California en 1928.

Durante su etapa en Hollywood participó en el espectáculo musical de vodevil Idea de Saxofobia para la compañía de Fanchon and Marco; dirigió la orquesta de la MGM y a Los Symphonics; sirvió para el organismo de entretenimiento militar United Service Organizations Inc. (USO); así como participaciones en diversos programas de radio y televisión, donde promovía la práctica musical de las mujeres.

A los 65 años, crea su última banda compuesta totalmente por damas: The Dixie Belles, enfocada en el dixieland, con quienes logró participar en muchos festivales, programas de televisión, realizó varios homenajes a mujeres pioneras en la música, manteniéndose activas hasta 1998. Peggy Gilbert viviría hasta los 102 años, falleció un 12 de febrero de 2007 en Burbank, California.

Otras exponentes de aquella delirante época de los veinte fueron: Helen Lewis & Her All-Girl Jazz Syncopators, quienes firmaron para la Phonofilm en 1925; The Ingenues, formada en Chicago en 1925 y que realizaron giras por los cinco continentes; así como Edna Croudson´s Rhythm Girls, de donde saliera la famosa Ivy Benson.

The International Sweethearts of Rhythm… y el legado de los 30´s

El éxito obtenido por los orquestales ecos sincopados femeninos de los años veinte, abrieron camino a nuevos talentos, pero aún el formato de big bands integrado por mujeres, era un tanto exótico para el público norteamericano.

La sensualidad armónica de Ira Ray Hutton & Her Melodears iniciaría en 1934 al realizar algunos discos para firmas Víctor y Vocalion, así como tener una aparición con sus chicas en el filme The Big Broadcast (1936); Clara de Vries triunfaría en los Países Bajos con sus Jazzlaidies; mientras que en 1937, un sincopado proyecto que buscaba recaudar fondos para la Penny Woods Country Life School, a favor de niños pobres afroamericanos en Mississippi, se volvería una sensación en el país de la barra y las estrellas: The International Sweethearts of Rhythm.

En 1941 las Sweethearts of Rhythm dejan Penny Woods para asentarse en Arlington, Virginia, donde integran a algunas chicas en la banda Harlem Playgirls, así como a instrumentistas de otras razas como  latinas, asiáticas, caucásicas e indias, lo que dio origen a su nombre de International y contó con la dirección del afamado compositor Jesse Albert Stone.

La femenil Big band recorrió los teatros y foros más importantes de jazz en los Estados Unidos, con lleno total en cada una de sus presentaciones, tanto, que en 1944, la reconocida revista DownBeat las catalogó como la “Mejor orquesta de mujeres en los Estados Unidos”.

En sus giras, sufrieron el racismo de los estados sureños, donde incluso tuvieron que vivir dentro de su autobús por el grado de marginación en hoteles y restaurantes, las chicas blancas se pintaban la piel de negro, para que no las enviaran a la cárcel por presentarse en escenarios para afroamericanos, así como tener que soportar el miserable pago de un dólar por cada integrante que pagaban los dueños racistas de clubes.

En la Segunda Guerra Mundial, sirvieron dentro de la USO para las tropas en Francia y Alemania, solicitadas por los soldados de raza negra, lo que les brindó ser la primera banda de mujeres afroamericanas en presentarse en Europa, y al regresar a los Estados Unidos, la orquesta comenzó a desvanecerse, hasta que la muerte de la fundadora de las International Sweethearts of Rhythm, Rae Lee Jones, hizo que el proyecto terminara en 1949.

En los años setenta, varios escritores, musicólogos y periodistas de jazz, difunden el legado de esta gran orquesta de mujeres, integrada por varias razas y nacionalidades; para 1986 la compañía Rosetta Records lanza una compilación de discos con notas biográficas de esta banda, donde develaban algunos secretos de estas artistas; y en el 2006, Kit McClure Band lanza el álbum tributo Just the thing (The Sweethearts Project Revisited).

Ivy Benson… y el destape de los cuarenta

La guerra causó que las mujeres tuvieran una mayor participación dentro de las grandes bandas y que surgieran muchas más lideradas por las damas, algunas de las más detacadas fueron: la de la hermana mayor de Cab Calloway, Blanche Calloway con sus Joy Boys y quien luchara ferozmente contra el sexismo y el racismo; Gloria Gaye, que creara tres femeninas orquestas o Thelma White & Her All Girl Orchestra, reconocida en el circuito del foxhole.

Mientras que en las tierras inglesas, la gran directora orquestal de jazz Ivy Benson, crearía la primera Big band alineada por mujeres en 1939, a pesar de que el deseo de su padre era que fuera concertista de piano, ya que el señor Benson era un respetado músico clásico.

La pasión de Ivy por el swing nació al escuchar a Benny Goodman, y en los cuarenta, encontró su oportunidad al participar en las emisiones musicales de la BBC Radio, sirvió a las tropas armadas con su música y hasta participó con su orquesta en los Juegos Olímpicos de Londres en 1948.

La gran orquesta de Ivy Benson, duró de 1939 a 1982, interpretando desde temas clásicos, mucho jazz, dance y hasta pop, pero su banda tenía una particularidad, eran un tanto enamoradizas, lo que ocasionó que la rotación de músicos fuera una locura.

La década de 1950 fue el final de la época de oro de las big bands, aunque nombres como Gracie Cole, Lena Kidd o Sarah McLawer, aparecieron allá… en el ocaso de esta hermosa etapa del jazz.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *