La frase “Días de guardar”, usada por nuestros padres o abuelos en estas fechas santas como forma de tradición religiosa, es algo que varios de nosotros recordamos. Evitar la crítica, la abstinencia sexual, tener una reflexión evangélica, alejarse de las fiestas y no consumir carnes rojas, son algunas de las prácticas que se predican desde el púlpito universal o cristiano.

En estos tiempos, la conducta se ve influenciada por las modas, las tendencias, nos volvemos un número para las métricas mercadológicas, estos fenómenos solo hacen que la identidad se pierda, tal parece que si no apareces en una red social no existes, aunque cuentes con acta de nacimiento. Nos digitalizamos de forma tan acelerada, que la convivencia resulta aburrida, dejamos de vernos a los ojos para admirar una pantalla de computadora o de algún dispositivo móvil.

Buscamos respuestas en Google, YouTube nos instruye, Twitter para informarnos, socializamos en Facebook y al final… nos apartamos. La religión ha perdido credibilidad, la política como método institucional de saqueo, tecnología para deshumanizarnos y hasta comida contaminada para alimentar a la industria médica. Egoísmo sobrepoblado, aislamiento del otro, despersonalización y solo falta decir… “Amén”.

Después del sermón, mejor saboreemos tres  goces de cuaresma: Pescado a la talla, Coctel de camarón y Pulpo al ajillo. Buen provecho.

Pescado a la talla… delicia guerrerense

En las costas de Nayarit, Veracruz y Jalisco se prepara este manjar, se desconoce su origen, pero es el estado de Guerrero el que posee la fama de preparar los mejores pescados a la talla.

Varios nativos de Barra Vieja dicen que son los creadores de este pescado a las brasas, abierto en forma de mariposa y aderezado con una mezcla de mayonesa adobada. Cuentan que la creativa de este platillo fue Doña Nicolasa, pero en el famoso Restaurante “Don Beto” afirman que desde hace más de 50 años, Don Beto Godoy y su esposa Gregoria Galeana,  ya preparaban el pescado a la talla, el nombre es proveniente de los pescadores que clavaban una varilla con los pescados insertados, todos a la misma altura o talla y cociéndolos en las brasas.

Respecto a las cifras, las cinco principales entidades pesqueras son: Sonora con un volumen de 439 mil 652 toneladas, Sinaloa con 313 mil 830 toneladas, Baja California Sur aporta 162 mil 681 toneladas, Baja California suma 138 mil 475 toneladas y Veracruz aparece con 94 mil 195 toneladas.

Además, nuestro país se encuentra entre los diez principales productores mundiales de alimentos pesqueros y acuícolas de alto valor, ocupa el tercer lugar en la producción de pulpo y atún, sexto en sardina y séptimo en camarón, langosta y mojarra.

En octubre, la acapulqueña Playa Bonfil lleva a cabo el Festival del Pescado a la Talla, en su última edición se cocinaron 400 kilos de este pescado para más de cuatro mil 500 comensales.

Cóctel de camarones… inspirado en el bloody mary

Fue en la ciudad estadounidense de Boston en 1941, cuando un barman realiza la mezcla de jugo de tomates, salsa inglesa, limón, salsa rábano picante, vodka y camarones cocidos. El sabor fue tan bien recibido, que en 1950, el Hotel Golden Gate de Las Vegas, acompañaba sus “martinis” con camarones. En México, llega poco tiempo después, pero se eliminó el alcohol y se le agregó aguacate.

El Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), reporta con información preliminar de la Comisión Nacional de Acuicultura y Pesca, que la producción nacional de camarón en peso vivo en el 2016, alcanzó las 225 mil 073, con un valor de 16 mil 572 millones de pesos.

México se ubica como el noveno productor mundial de este crustáceo generado bajo técnicas de captura en sistemas laguneros y marítimos, así como mediante la acuacultura en 17 entidades del país.

En el Festival del Pescado y Marisco de la Delegación Iztapalapa, realizado en el mes de febrero, podrás comparar los diversos preparados de cocteles de camarón y disfrutar de música tropical en vivo.

Pulpo al ajillo… sazonado a la mexicana

El origen del ajo proviene de Asia Central y de algunos países mediterráneos, llega a América en el segundo viaje de Colón al “Nuevo Mundo” en el siglo XIV, y sazonado con el chile seco mexicano o chile guajillo, toma el sabor de lo que conocemos como “ajillo”.

Por su parte, el Octopus maya o pulpo rojo, es una especie que se distribuye exclusivamente en la península de Yucatán, donde su captura se ha convertido en una de las actividades primarias más importantes de las costas en los estados de Yucatán y Campeche, este último estado ha buscado la denominación de origen de este molusco cefalópodo.

México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial de producción de pulpo, con 35,637 toneladas de esta valiosa especie, Yucatán es el estado que más pulpo captura en nuestro país, con más de 24 mil toneladas, le siguen Campeche con 8 mil toneladas y Jalisco con casi 600 toneladas. Nuestros principales clientes son: Italia y España, entre los dos compran más de 78 por ciento de las exportaciones.

Respecto al ajo mexicano, la SAGARPA en sus últimos reportes señala que la producción de ajo alcanzó las 75 mil 266 toneladas anuales, cultivándose en 21 entidades del país, al ser los principales estados productores: Zacatecas, Guanajuato, Puebla, Baja California y Sonora.

Los restaurantes del Grupo Lampuga (Condesa, Polanco y Roma), celebran en temporada de cuaresma el Festival del Pulpo, con cinco formas diferentes de cocinar este marisco.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación