La sal es uno de los ingredientes casi prohibidos en la dieta de las personas hipertensas y con otras dolencias. Un exceso de sal en la alimentación provoca un aumento de la presión arterial, lo que puede llevar a complicaciones cardiacas.

Un grupo de investigadores ha creado un sistema de detección inalámbrica flexible y elástico diseñado para llevarlo cómodamente en la boca para medir la cantidad de sodio que consume una persona.

«Podemos medir de forma discreta e inalámbrica la cantidad de sodio que la gente está consumiendo con el tiempo. Al monitorizar el sodio en tiempo real, el dispositivo algún día podría ayudar a las personas que necesitan restringir la ingesta de sodio a aprender a cambiar sus hábitos alimenticios y su dieta», señala Woon-Hong Yeo, profesor asistente en la Escuela de Ingeniería Mecánica Woodruff en el Instituto de Tecnología de Georgia, en Estados Unidos..

El sensor está integrado con un sistema electrónico flexible miniaturizado que utiliza la tecnología bluetooth para informar de forma inalámbrica sobre el consumo de sodio a un teléfono inteligente o tableta. Los investigadores quieren seguir trabajando en el desarrollo del dispositivo hasta conseguir un sensor más pequeño.

El nuevo sistema de detección de sodio podría abordar ese desafío ayudando a los usuarios a rastrear mejor la cantidad de sal que consumen, dice Yeo. «Nuestro dispositivo podría tener aplicaciones para muchos objetivos diferentes relacionados con el comportamiento alimentario para la administración de la dieta o la terapéutica», añade.

La clave para el desarrollo del sensor intraoral fue la sustitución de componentes electrónicos tradicionales de plástico y metal por componentes biocompatibles y ultrafinos conectados mediante un circuito de malla. Los sensores de sodio están disponibles comercialmente, pero Yeo y sus colaboradores desarrollaron una versión de micro-membrana flexible para integrarse con los circuitos híbridos miniaturizados.

Los siguientes pasos para el sensor de sodio son miniaturizar aún más el dispositivo y probarlo con los usuarios que tienen las enfermedades médicas a abordar: hipertensión, obesidad o diabetes. A los investigadores les gustaría eliminar la batería pequeña, que debe recargarse diariamente para mantener el sensor en funcionamiento.

hoy.es

Comparte esta publicación


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *