Algunos jóvenes cuando están entre los 13 y 19 años  no saben qué quieren, qué pensar, incluso no saben para qué están aquí. Pero afortunadamente, hay otros que están muy claros y sienten que desde el teatro tienen mucho que opinar y decir.

Así quedó demostrado, una vez más, en la 2° Edición del Festival “Vamos que Venimos” que – del 26 al 30 de mayo – volvió a subir en Jujuy.

Con obras presentadas en San Salvador (Teatro MitreLa Hilandería TeatroCine Teatro Select) y Tilcara (Plaza Coronel Álvarez Prado -Salón Municipal – La Campana Teatral), más de cien jóvenes de Jujuy (San Salvador, Yuto, Susques, Tilcara), Santiago del Estero y Catamarca mostraron en las tablas lo que están haciendo desde el arte escénico.

Junto a talleres, paneles y exhibición de obras de teatro, todas de carácter gratuito para el público asistente, los jóvenes – con edades entre los 13 y los 19 años, están motivados a conocerse, buscando crear una comunidad de relevo dentro de los amantes del teatro y que tal vez pueda ser una carrera a seguir en un futuro no muy lejano.

Este Festival, que nació en Buenos Aires, ha ido incorporando nuevas sedes y en el 2018, no solo será Jujuy, sino que Santiago del Estero, Córdoba, Buenos Aires – Provincia y C.A.B.A, tendrán sus propios encuentro. Además, “Vamos que Venimos” es internacional y tiene replicas en Chile y Brasil.

Aunque la mayor parte de la organización del “Vamos que Venimos” Jujuy está a cargo de los propios jóvenes, siempre hay un grupo coordinador integrado por profesores de las distintas escuelas de Teatro de la Provincia, como Tania Quipildor, Saturnino Peñalva y Gustavo Ramírez, quienes promueven las actividades en promover conjunto con el equipo humano responsable de recibir y atender a los jóvenes que vienen de otras latitudes, para en esos días, compartir, discutir el futuro del teatro juvenil y capacitarse en los distintos talleres que ofrece la organización del festival.

Variadas propuestas juveniles

Luego del acto oficial de apertura del festival -que contó con la coordinación de El Colectivo Teatro–  junto a los talleres sobre “El actor y la cámara”, “Violencia escénica. Ver para creer y creer para ver”, “Lorca, confluencias entre sus obras y personajes” y “Un camino hacia la verdad en escena. Herramientas básicas para el trabajo actoral”, comenzaron las diversas presentaciones, iniciando Santiago del Estero con “Caminos”, que cuenta tres historias distintas de jóvenes, pero que tienen los mismos caminos de encuentros y desencuentros…de sangre encendida y de las que no se cuentan pero pasan.

También de Santiago del Estero estuvo “La Edad de la Ciruela” para contar la historia de Celina y Eleonora, hermanas en la vida y en los recuerdos con sus alegrías y dolores.

Catamarca estuvo presente en esta segunda edición del Vamos que venimos con una reflexión histórica llamada “Bicentheridas” donde la Libertad, la Justicia, la Independencia y la Patria muestran su desilusión por la conducta del hombre y quieren abandonar cualquier intento por seguir la lucha por la democracia… a menos que algo pase y se puedan unir nuevamente en toro a la patria. Ests obra surgió en el 2016 como un trabajo para conmemorar el Bicentenario y el dramaturgo y director, Alejandro Bordón, creó esta obra para hablar sobre cómo ven los jóvenes el tema de la Patria.

De Jujuy el Colegio José Hernández presentó “Amor a Primera Ciencia” que platea el manejo de tres científicos por crear una máquina del tiempo que los lleve por distintas épocas, llevándolos a unirse y tener que trabajar de manera solidaria mientras viajan por tres décadas prevaleciendo siempre la amistad como valor.

También de la provincia anfitriona estuvo la escuela Tito Guerra con “Desesperando” que representa la historia de 4 peones de un circo que son abandonados y deben engañar al destino a fuerza de ilusión para salvar su presente con ansias de un mañana mejor.

“Fantasmas en primera persona”, “Los pedidos del viejo miseria”, “Experiencias de un pingüino en el altiplano”, “Crisis”, “Palabras Embarazosas”, “En Busca del amor” y “Retazos que adolecen” fueron las otras propuestas que se ofrecieron en Jujuy, demostrando que los intereses de los jóvenes en materia teatral son variados y que quienes los acompañan ofrecen variadas miradas sobre el arte. No solo destacaron las obras en temáticas y algunas actuaciones resaltantes, sino que les permitió solventar detalles técnicos que siempre se generan cuando se está en vivo y que deben resolverse sobre la macha, como sucedió con el sonido de la música en la actuación de En Busca del amor, pero que no impidió a los jóvenes actores continuar la función.

El teatro tiene grandes beneficios para quienes participan de él, y en el caso de los jóvenes las principales ventajas están en: Superación de la timidez – Conocimiento y aceptación personal – Conocimiento de otras personas y mejora de las relaciones sociales – Refuerza su autoestima – Diversión – Expresión y comunicación corporal y verbal – Adiós a los miedos – Desarrollo de la creatividad y la imaginación – Adaptación a diferentes circunstancias – Desarrollo de habilidades psicomotrices gracias a los ejercicios de expresión corporal, como lo menciona la página hacerfamilia.com, porque si bien la adolescencia es una etapa difícil por los cambios que experimentan los jóvenes, todo podrá solventarse mejor si se está en grupo, si se dedican a una actividad creativa y que les genere herramientas para su futuro, así que aplaudamos de pie que tantos jóvenes estén interesados en el teatro porque tendremos una juventud más activa y lograremos que el teatro sigua nutriéndose de sangre nueva, para las generaciones venideras, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación