Maravillas del occidente… hidalguense

Elegimos dos poblados hidalguenses que te maravillarán. El primero, cuenta con una vasta historia arquitectónica, enigmáticas pinturas rupestres, un interesante conjunto conventual franciscano, el acueducto más alto de México y otros goces naturales. Mientras que nuestro segundo poblado, es conocido por su encanto termal, un atractivo géiser, varias edificaciones virreinales y otras opciones eco turísticas.

La Casa Vieja es más que historia, es tradición en Tarija

Cuando uno está en Tarija, Bolivia – que ahora cumple 200 años de su fundación – hay muchas ofertas gastronómicas, turísticas y – principalmente – vinícolas, así que hoy para cerrar la semana quiero hablar de turismo de vinos.

Desentierro/entierro y en el medio mucha joda

La celebración de la semana mayor no sería lo mismo si no estuviera precedida por el extenso mes que se dedica a la fiesta en honor al rey momo o – en el caso de Jujuy – a “Pujlay” o diablo carnavalero.

Tesoros mexiquenses

Recorremos dos mágicos poblados del Estado de México: el primero fue conocido como la “Joya de la Corona del arte churrigueresco” en el periodo virreinal, posee el acueducto más alto de América Latina y varios rincones eco-turísticos; mientras que nuestro segundo destino mexiquense, fue conocido por contar con el dorado metal más fino del continente en su bonanza minera y ferroviaria.

Guanajuato… con estilo virreinal

La magia de dos poblados guanajuatenses encantan a este artículo, donde mencionaremos la primera ciudad fundada en este estado, sus edificaciones conventuales, algunas de sus arquitecturas monacato femenino, su famosa artesanía y la hermosa vegetación del Valle de Guatzindeo; mientras que entre los recuerdos coloniales, un pequeño poblado del municipio de Purísima del Rincón, considerado en la época de Don Porfirio Díaz como el “Granero de México” y cuenta con una enorme hacienda que data del siglo XVII, un templo estilo gótico, varios rincones ecoturísticos y otras delicias.