La calle vista con el lente de la cámara

Pararse en una esquina y “MIRAR” nuestro entorno nos abre la posibilidad de ser más más críticos del mundo que nos rodea y permite ampliar nuestra percepción de todo aquello que nos afecta, pero a veces de tanto verlo no lo apreciamos.