Si cree que no tiene suficientes dispositivos para tener “redes” de IoT, cuente otra vez. Seguro se asombrará… o asustará con el número.