El más reciente incidente en Google Play Store ha llevado a la empresa a probar que tan “blindados” están sus dispositivos y fabricantes Android.