Gatorrelato en tercera persona

Míralo. Es la elegancia hecha carne, cubierta de pelo y rematada con unos bigotes y unos ojos… bueno, felinos. Ojos que hablan, ojos que traspasan. Se me tiene que notar. Estoy perdidamente enamorado del gato. No de uno en concreto (tengo mis preferidos), sino de la especie en sí. Estoy enamorado de Felis silvestris catus, sí, y no me importa gritarlo a los cuatro vientos.

La memoria no está en las Fotos de señoritas

Cuatro ex compañeras de un colegio, se reúnen todos los años. Las señoras que alguna vez fueron señoritas, han tomado caminos tan distintos que las tensiones entre ellas afloran constantemente. Pero para que ningún conflicto pase a mayores recurren a los juegos de adolescencia…Juegos que le garantizan perderse en el…Pasado, distanciándolas o bien regulando su acercamiento.