Una Marcha que golpea el corazón… y otros órganos

Al comenzar la función, el telón se abre mientras la oscuridad domina todo el espacio de la sala Galán del teatro Mitre. Poco a poco las luces suben y el espectador ve sobre el escenario una pequeña plataforma negra y sobre ella tres cuerpos… dormidos, muertos, inertes.