Get Adobe Flash player

Categorías

Hospital Antonio Patricio Alcalá de Cumaná

Cifras de infección meningocóccica y meningitis por meningococo aumentan

Temas para reflexionar

Hasta el año 2011 los casos de meningocóccica y la meningitis por meningococo reportados en el estado Sucre eran eventuales. Sin embargo en el año 2012 hubo repunte con 6 casos y hasta la semana 17 del año 2013 (abril) se han registrado 14 personas con meningitis, de las cuales 6 fallecieron.

Esta información suministrada por Maribel Morillo, médico infectólogo adjunto del Servicio de Medicina Interna del Hospital Antonio Patricio Alcalá de Cumaná, es una muestra que la enfermedad en lugar de reducirse en el país está incrementándose, siendo Sucre donde más han repuntado, más que en otra región de Venezuela.

Una nota de prensa enviada por XYZ Consultores menciona que los casos en el estado Sucre se han presentado en pacientes cuyas edades oscilan entre los 30 días de nacido, hasta los 52 años y han ocurrido especialmente en el municipio Cruz Salmerón Acosta, en la península de Araya y en Cumaná.

Pero no solo es importante atender a quienes han presentado la enfermedad, sino que es necesario conocer qué la origina  y – en este sentido – Morillo dijo que “posiblemente las causas principales son el hacinamiento y la falta de higiene”.

La principal recomendación para los habitantes del estado Sucre, como para todos los presenten los síntomas de la enfermedad,  es “acudir al médico de inmediato” y de “manera preventiva preguntar al médico sobre las medidas a tomar para evitar adquirir este grupo de enfermedades”.

Pero ¿qué es la infección meningocócica?

Aunque este es un tema del que se habla constantemente, por su actualidad y recurrencia, nunca sobran las explicaciones sobre que se esta enfermedad y – por ejemplo – de acuerdo a la nota de prensa enviada se tiene que “la meningitis afecta a las membranas que recubren el cerebro y  en el mejor de los casos, cuando los pacientes se recuperan,  una gran parte de ellos quedan con limitaciones o secuelas como sordera, retardo mental o  trastornos del aprendizaje, entre otros”.

Esta definición de la enfermedad “corresponde al doctor Luis Rafael Echezuría Marval, jefe del Departamento de Medicina Preventiva y Social, de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, al señalar que afortunadamente, la tecnología médica ha desarrollado mecanismos efectivos de prevención, tomando en cuenta la gravedad de las secuelas y  la alta tasa de mortalidad que tiene esta patología, catalogada de infecciosa, contagiosa y transmisible de persona a persona”.

Sobre las causas que originan esta enfermedad, el médico menciona en este material de prensa que ” hay 3 grandes gérmenes  que producen la enfermedad, siendo uno de ellos el Haemophilus influenzae,  contemplado en la vacuna pentavalente que se aplica a los niños del país y, a la fecha, ha desaparecido afortunadamente”. “Hay otras dos bacterias que tienen vacunas pero que no se usan regularmente en Venezuela. Por un lado está  la vacuna del neumococo  que nuestro país está evaluando incorporarla en el esquema nacional. Una vez que se introduzca dicha vacuna, la meningitis seguirá cayendo, porque esta bacteria es la que más casos produce”.

La otra bacteria pendiente es la Neisseria meningitidis o meningococo que genera la meningitis meningocócica,  enfermedad severa y agresiva que transcurre en muy pocas horas. Siendo sus principales síntomas la irritación cerebral (llanto continuo, fiebre muy alta, alteraciones del sensorio), vómitos en niños pequeños. En la enfermedad generalizada (meningococemia) o sistémica producida por esta bacteria se producen  lesiones en la piel, llamadas petequias (especies de ronchas violáceas) que evolucionan hacia formas de destrucción de los tejidos, que derivan en un daño importante en los vasos sanguíneos, al punto de generar amputaciones. El tejido queda inutilizado interna y externamente. “La bacteria vive en la orofaringe de los adultos y adolescentes, hay gente que por razones genéticas propias, no se enferma, es portadora  la bacteria  y  se la transmite a otra persona. Por otro lado están los factores socioeconómicos como el hacinamiento de personas en espacios muy pequeños (prisiones), campamentos militares, campamentos vacacionales, donde se propaga fácilmente la bacteria.

La diferencia entre la meningitis y la enfermedad meningocócica es que “una se focaliza en las meninges y la otra  ataca a todo el cuerpo”.

En el resto de Venezuela

Datos publicados por el ministerio de Salud, aportados por XYZ Consultores,  indican que para “los años 2006-2007 en todo el país se registraron  108 casos de meningitis por meningococo,  para bajar a 80 casos en 2008, y a 70 en 2012. De los 108 casos del año 2006-2007 fallecieron 13 personas (12%), y el resto sobrevive con secuelas.  De los  80 casos  de 2008, 18 personas murieron; y el peor año fue 2010, cuando de 43 casos murieron 11 personas, 25.5%. Estos indicadores se presentan  en cualquier parte del mundo porque la enfermedad es muy severa y de elevada letalidad”.

Esta enfermedad no respeta clase social, pero se ve “con más frecuencia en los estratos económico social más bajos. Dentro de brotes más significativos  está el brote de Caracas (1996,  con los serotipo B y C),  el brote de Carayaca (1986), el de Fuerte Tiuna en 1997 (con los serotipo C y B),  en 1998 se detectan 132 casos; en el 99 más de 100 casos, con 26 fallecidos. La realidad es que la enfermedad se distribuye en toda la geografía del país”.

Prevención de la enfermedad meningocócica

Afortunadamente, este tipo de enfermedades pueden ser prevenidas como lo señala el sitio web del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) donde se indica que “hay una vacuna para ayudar a prevenir la enfermedad meningocócica y puede prevenir 2 de las 3 cepas que más comúnmente causan la enfermedad. Se recomienda habitualmente la vacuna antimeningocócica conjugada para todos los niños y adolescentes entre 11 y 18 años de edad. Los niños deberían recibir la primera dosis de esta vacuna, conocida como vacuna antimeningocócica conjugada, en la consulta médica de rutina a los 11-12 años de edad”.

En el caso de los adolescentes “se recomienda que reciban una dosis de refuerzo a los 16 años”.

La palabra clave en este tema sigue siendo la prevención porque ello nos lleva a otras medidas concretas como la vacunación,  el cuidado de nuestro entorno y del ambiente en el que nos desarrollamos, por eso la información y acudir al médico son importantes para luchar contra esta y otras enfermedades, o esa es mi Visión Particular.


Twitter


Enlaces

Logovisionesblog
Losobservadores
desucesos
scarlet
tenemos

Calendario

abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930