La vida nos pondrá en muchas ocasiones ante situaciones en que debemos olvidarnos de cansancio, mal humor, problemas personales e infinidad de "menudencias" por atender a esa persona necesitada que - quizás sin saberlo - nos está buscando como una salvación