Todas en una… y Una Más

Ella debía conformarse con leer todo aquello cuanto caía en sus manos, libros, libros y más libros, pero dentro de las cuatro paredes de su casa o habitación. Leyó tanto que ahora usa lentes y se le conoce simplemente como la Lectora, así, sin nombre ni apellido.