Un samurai tenía en su casa un ratón del que no llegaba a desembarazarse.