Ha muerto Arlequín

El gran arlequín, grande por aquello de la comedia del arte y su relevancia en el teatro, está enfermo y se rumorea que está próximo a morir, todo por la predicción de una adivina, quien aseguró que el deceso es producto de la vida que ha llevado. Pero Arlequín duerme – aunque su muerte está pautada para la media noche – y como Pierrot es su mejor amigo decide atrasar el reloj para que el tiempo no pase, o por lo menos pase más lento.