Es un mito creer que sólo por consumir calorías una persona engorda ya que la obesidad es “una condición multifactorial, asociada con variables como la genética, los inadecuados hábitos alimenticios y la falta de actividad física”.